¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar una lavadora?

¿Qué criterios seguir para decantarnos por una o por otra? ¿Cuál nos conviene más? A continuación, una breve guía.

Qué! 29 de noviembre de 2017

Habita la mayoría de cocinas de los hogares españoles y, sin embargo, no deja de causarnos cierta extrañeza: su claraboya parece dar acceso a un raro y acuático vehículo, su interior se asemeja al de aquellos aparatos de ciencia ficción capaces de abrir portales con otras dimensiones... Nos referimos a la lavadora, ese electrodoméstico que cumple con una función atávica e imprescindible como es la higiene de nuestra ropa. No obstante, su mayor misterio no reside en su aspecto, tampoco en su funcionamiento más específico, sino en las claves para su compra. ¿Qué criterios seguir para decantarnos por una o por otra? ¿Cuál nos conviene más? A continuación, una breve guía.

En primer lugar, se antoja necesario un ejercicio de reflexión. Esto es: pensar en nuestras necesidades y en nuestras exigencias para el producto. En este sentido, medir el espacio disponible nos ahorrará más de un quebradero de cabeza. También tener en cuenta el número de personas que empleará la lavadora y con qué frecuencia lo harán. Atendiendo a esto último, seleccionaremos la capacidad de carga adecuada.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lo más aconsejable es disponer de un tambor acorde al volumen de ropa que solemos lavar, ni más grande ni más pequeño. El objetivo es minimizar nuestro gasto en electricidad y en agua. De esta manera, la relación entre número de personas y Kg de carga propuesta por la OCU es la siguiente: 6 Kg para uno o dos usuarios, 7 Kg de ropa para 2 o 3 personas, 8 Kg para familias medias (4 integrantes), y 9 Kg para familias numerosas (más de 4 miembros).

Una buena idea para garantizar que nuestra búsqueda sea fructífera es recurrir a un fabricante de confianza que, además, cuenta con una amplia gama de aparatos. Es el caso de las lavadoras de LG, que van de los 8 a los 9 Kg de capacidad, con carga frontal y una configuración que apuesta por la eficiencia y la reducción del consumo. Asimismo, tienen una potencia de 1.200 revoluciones por minuto (RPM).

No obstante, ¿es mejor una lavadora cuanto mayor sea su velocidad de centrifugado? No necesariamente. Y es que, mientras que un centrifugado lento dejará la ropa demasiado húmeda, uno de 1.800 RPM acarreará un elevado coste. Por lo tanto, revoluciones intermedias como las de LG parecen ser las ideales.

Por otro lado, la OCU hace especial énfasis en que, si bien los dispositivos más actuales ofrecen un sinfín de programas, a la hora de la verdad los usuarios usan nada más que tres o cuatro básicos. ¿Cuáles son estos? El lavado de algodón a 30 y 60 grados, el de ropa sintética y los ciclos de agua fría para materiales delicados como la lana. Para alternar entre unos y otros, así como para modificar la temperatura o centrifugado configurados por defecto, nada mejor que un panel de mandos intuitivo.

Por último, es recomendable cerciorarse de que el sistema de bloqueo automático de la puerta funciona correctamente. Igualmente, comprobaremos la resistencia de las tapas, apostando por las de porcelana y dejando en un segundo plano los colores del aparato. Para concluir, otro aspecto a valorar es el ruido de la lavadora, indicado en decibelios en la etiqueta energética del producto.




Servicios recomendados

Aviso legal

Copyright © Titaniun Gourmet, S.L, Madrid. 2013. Datos registrales: constituida en Madrid e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid el 19 de julio de 2011 al Tomo 29049, Folio 73, Sección 8, Hoja M 523089, inscripción 1ª - C.I.F.: . B- 86237815 con domicilio social en Calle Alfonso XI, 4 y correo electrónico de contacto webque@que.es. Incluye contenidos de la empresa citada, del diario Qué Copyright © Titaniun Gourmet S.L., y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.