Disfraces caseros, fáciles y baratos con los que sorprender este Halloween

Halloween está a la vuelta de la esquina y a ti aún no se te ha ocurrido ningún disfraz... No te preocupes, como sabemos que mucha gente deja estas cosas para última hora, nos hemos preocupado de ofrecerte las mejores ideas para hacer disfraces terroríficos de manera sencilla, rápida y, sobre todo, barata.

Qué! 23 de octubre de 2017

Disfraces caseros, fáciles y baratos con los que sorprender este Halloween
Foto: Archivo

Lo primero que tienes que hacer si buscas ideas para fabricar disfraces baratos y caseros para disfrutar de Halloween 2014, es echar mano de cartulina, cajas vacías de cartón, rotuladores, folios en blanco, ropa vieja o que ya no te venga y ponte a crear. En poco tiempo conseguirás resultados sorprendentes. Te hacemos varias propuestas, aunque sin duda tu "versión" será mucho más divertida y mejorada que nuestra propuesta.

ZOMBIE

Si no quieres complicarte mucho la vida pero aun así te apetece disfrazarte la noche de Halloween, lo mejor es que te decantes por ir de zombie. Lo más probable es que durante la 'noche de los muertos' te encuentres a más de uno, pero ya sabes por adelantado que seguro que triunfarás. 

El disfraz es realmente sencillo de hacer en casa. Puedes vestirte con ropa vieja y de colores claros que no te importe 'destrozar'. Mancha tu disfraz con un poco de pintura roja para darle un aspecto más creíble y terrorífico y, si puedes, hazle algún que otro roto a la camiseta e incluso al pantalón. Es importante que esa noche pases por completo de peinarte, cuanto más desordenado lleves el pelo mejor. 

Si realmente quieres dar miedo de verdad puedes tomarte un poco más en serio el maquillaje. Bastará con que conviertas tu cara lo más pálida posible, oscurezcas mucho las ojeras con pintura negra y dibujes alguna herida o cicatriz por el resto de tu rostro.

VAMPIRO O VAMPIRESA

El disfraz de vampiro o vampiresa es quizás uno de los más socorridos para Halloween. Si eres de los que te ha 'pillado el toro' y a estas alturas no sabes aún de qué te vas a disfrazar este año, toma nota, porque esta opción nunca falla.

Lo primero que debes hacer es conseguir los dos complementos básicos con los que ya tendrás más del 50% del disfraz. Lo primero, unos colmillos postizos, que puedes encontrar fácilmente en cualquier tienda de disfraces o incluso en un 'todo a cien'. Después hazte con una capa, que puedes comprarte en los mismos sitios o, si eres los suficientemente 'manitas' hacerte una casera con un trozo de tela negra. El resto es muy sencillo: vístete con ropa oscura, maquilla tu cara de forma pálida y añádele 'toques' de sangre con pintura o pintalabios rojo.

CATWOMAN VAMPÍRICA:

Y seguimos con los vampiros, pero damos un paso más. Seguro que tienes en el armario ropa negra ajustada (elige la que más te favorezca). Si no tienes, siempre puedes recurrir al armario de un/a vecino!a o amigo/a.

Usa también unas botas de tacón alto, rebusca en tu interior para dotar al disfraz de tus máximas dotes de seducción, fabrícate una máscara con cartón pintado de negro (si 'googleas' encontrarás más de una imagen o plantilla para hacerlo).

Viste unos leggings negros y opta por un corpiño o top que marque bien tu escote (si no tienes pecho, pon relleno). También necesitarás unos guantes largos que se pueden comprar por un módico precio en un 'todo a cien'.

¡Recuerda fabricar una colita sexy con una madeja de lana negra trenzada!

MUÑECA ANNABELLE

Si pasas de los clásicos y prefieres sorprender a todo el mundo de la fiesta con un disfraz de lo más actual y terrorífico, nuestro consejo es que pruebes a disfrazarte de Annabelle. La famosa muñeca de 'Expediente Warren' está arrasando ahora en los cines con su spin-off, por lo que su disfraz triunfará este Halloween. 

En cuanto a la ropa, basta con que encuentras un vestido o incluso un camisón viejo y de color claro que no te importe estropear. El peinado también es bastante sencillo: recógete dos trenzas con dos pequeños lazos o, en su defecto utiliza una peluca con este estilismo (si tiene flequillo mejor).

El maquillaje es simple pero efectivo si lo que quieres es dar mucho miedo: palidece tu cara, marca mucho las ojeras con pintura negra (bien difuminada), píntate los labios con tono rojizo y abusa del colorete rosa. No te olvides de marcar mucho las pestañas, ya que los ojos de Annabelle dan mucho miedo.

NOVIA CADÁVER:

Hazte con un vestido viejo de novia (si es el tuyo o el de alguna amiga o familiar, mejor que mejor). Una vez conseguido el traje, lo importante es dar el toque adecuado con el maquillaje.

Usa una base blanca para palidecer tu cara y tu piel. Con lápices negro y rojo hazte unas buenas ojeras y, en los brazos, también palidecidos, difumina manchas negras para darles un aspecto mortecino.

Los guantes largos blancos (si son de encaje, mejor) que le darán el toque de glamour. Si consigues unas flores negras, ya es el "no va más".

FANTASMA

Si no tenías intención de disfrazarte este año pero al final te han invitado a última hora a una fiesta de Halloween que te apetece ir, está claro que este es tu disfraz. Rápido, sencillo, y efectivo. Vestirse de fantasma no tiene mucha complicación y encima está garantizado que darás mucho miedo. 

Lo único que necesitas es cualquier camiseta o sábana blanca que sea grande y vieja para que no te importe romperla. Rásgalas con las tijeras, hazles agujeros y, si te apetece ser un poco más original, prueba a 'ensuciar' a posta tu atuendo con pinturas oscuras y rojas.

HOMBRE INVISIBLE:

Para fabricar tu disfraz necesitas el típico jersey que te quede muy grande de mangas para que no se te vean las manos. Si está algo viejo y desgastado mejor que mejor.

Puedes conseguir el efecto invisible en tu cabeza usando un sombrero enorme del que cuelguen dos alambres donde enganches unas gafas de sol. 

LAS GEMELAS DE 'EL RESPLANDOR'

Si sois cinéfilos y además preferís ir disfrazados por parejas porque es más divertido, esta es sin duda una buena opción. Las gemelas de la película 'El resplandor', dirigida por Kubrick y basada en la novela de Stephen King, son posiblemente dos de los personajes más escalofriantes de la historia del cine de terror. 

Lograrás parecerte a ellas si te pones un vestido azul y te peinas de forma aniñada con horquillas. Si no tienes ningún vestido azul que no te importe estropear puedes darte una vuelta por algún 'todo a cien', que seguro que algo encontrarás. Completa el look con unas bailarinas negras y unas medias blancas hasta las rodillas.

Para dar más mal rollo todavía y dejar claro que os tomáis lo de Halloween muy en serio, podéis mancharos tanto la ropa como la cara y los brazos con pintura roja que simule sangre.

PAYASO MALVADO

Los payaos malvados se ha puesto muy de moda últimamente, pero este disfraz también es de los más recurrentes para esta fecha. Si pasas de comprarte un disfraz completo puedes coger la ropa más colorida que encuentres en tu armario y hacer la combinación que más imposible te resulte. El protagonismo del disfraz sin duda lo tendrán el maquillaje y el pelo. 

Date una vuelta por el 'todo a cien' de tu barrio y cómprate la película más horrorosa que encuentres, que tenga un color chillón. Si además puedes conseguir una dentadura falsa que de sensación de mal aspecto, mejor. Si no tienes una típica nariz de payaso puede pintarla de rojo, igual que tus labios.

Maquilla el resto de tu cara completamente de blanco y da los últimos toques con pintura negra para ser un payaso terrorífico de verdad: píntate lo ojos de negro y marca mucho las cejas con un lápiz del mismo color.

LA NIÑA DEL EXORCISTA

Con este disfraz sí que no tendrás complicaciones y además conseguirás dar muy mal rollo. Y es que todos sabemos lo temible que llega a ser este personaje...

Si tienes el pelo oscuro y largo bastara con que te lo despeines mucho y si no, consigue una peluca que se asemeje a este aspecto. Vístete con un camisón blanco y viejo. De hecho, si es de tu madre o incluso de tu abuela, mejor.

Maquíllate la cara con una base pálida y marca las ojeras lo máximo posible con pintura negra bien difuminada.

El punto imprescindible son las cicatrices de la cara: las puedes maquillar tú mismo con un poco de paciencia pero, si no tienes mucha maña, también las venden adhesivas en cualquier tienda de disfraces.