Se estrena 'La habitación de Verónica', una sobrecogedora obra de Ira Levin

"La habitación de Verónica", en el teatro Reina Victoria de Madrid, es una turbadora obra de suspense, dentro de una atmósfera inquietante que desde el primer momento atrapa al espectador, llevándole por laberintos y giros argumentales inesperados, hasta que al final todo se desvela y adquiere sentido. La confusión y la angustia acaban atenazando a los espectadores, quienes contemplan expectantes y ansiosos lo que está ocurriendo ante sus ojos.

Wenceslao Pérez Gómez 8 de septiembre de 2017

Llega a Madrid el estrena de la obra teatral "La habitación de Verónica", original del escritor estadounidense Ira Levin, también autor de "la semilla del diablo" y trampa mortal. 

Se da la circunstancia de que esta obra se estrenó en 1973 y desde entonces no ha dejado de representarse en todo el mundo, habiendo sido vista por más de seis millones de espectadores. 

Sin embargo, es la primera vez que se representa en España, exceptuando una breve temporada en Barcelona, en versión en catalán.

Ahora se estrena en el Teatro Reina Victoria de Madrid interpretada por populares rostros de la escena teatral, como son Antonio Albella y Lara Dibildos, y los jóvenes actores Lucía Gil y Javier Pascual, bajo la dirección de Rivard Reguant.

"La habitación de Verónica" es una turbadora obra de suspense, dentro de una atmósfera inquietante que desde el primer momento atrapa al espectador, llevándole por laberintos y giros argumentales inesperados, hasta que al final todo se desvela y adquiere sentido. La confusión y la angustia acaban atenazando a los espectadores, quienes contemplan expectantes y ansiosos lo que está ocurriendo ante sus ojos.

La historia comienza con los personajes Susan y Larry, una pareja joven que se acaba de conocer y está pasando un día festivo a las a fueras de una gran ciudad. De repente, un hombre y una mujer se les acercan boquiabiertos, dado el gran parecido físico de Susan con una chica llamada Verónica, fallecida hace algún tiempo.

Le piden a Susan que los acompañe hasta la antigua mansión de los Brabissant y, una vez allí, ella encarne durante solo una hora a Verónica, para aliviar el sufrimiento del último miembro vivo de la familia...

El elenco de actores, dejará al espectador clavado en su butaca, casi sin respiración, durante 90 sobrecogedores minutos.