Vídeo: A Neptuno no le dejan dormir

1 de Septiembre de 2012

El Atleti es una religión. Y como tal, tiene lugares sagrados a los que peregrinan en masa miles de seguidores cuando la ocasión lo merece, y ayer vaya si lo merecía. El Atleti acababa de derrotar al Chelsea en la final de la Supercopa de Europa por un contundente 1-4 y sus seguidores se echaron a la calle.Al dios de los mares le ha salido competencia. Dos son los hombres que la afición ha convertido en leyendas. Uno lo fue todo como jugador, Simeone.Y el otro, con sus 5 goles en dos finales se ha ganado una plaza en el Olimpo rojiblanco, Radamel Falcao.Banderas, dioses, profetas y niños que ya no tienen que preguntarles a sus padres por qué son del Atleti.