Vídeo: Negredo: "Si el árbitro se quiere engañar, que lo haga pero que no nos engañe a nosotros porque nos jode y nos deja con 10"

8 de Diciembre de 2012

El Sevilla logró sacar un empate in extremis contra el Espanyol después de jugar gran parte del partido con 10 jugadores por una absurda expulsión de José Antonio Reyes. El extremos svillista iba a sacar una falta cuando el árbitro le pidió que esperase. Después el colegiado pitó para evitar empujones en el área, pero el sevillista interpretó que ya podía sacar, por lo que el colegiado le mostró la segunda tarjeta amarilla y lo expulsó. Las quejas de los jugadores del Sevilla fueron notables porque el pitido del árbitro se escuchó en todo el campo.