Vídeo: Maider Unda regresa a su pueblo con la medalla de bronce bajo el bajo

14 de Agosto de 2012

La luchadora vuelve a su rutina, donde además de entrenar duro, cuida de sus ovejas y elabora quesos. No hace ni 24 horas que llegó de Londres y a Maider Unda ya le ha dado tiempo de hasta lavar el chándal oficial. "La lavadora se pone sola", bromea la medallista olímpica. Este caserío es su particular centro de alto rendimiento. Aquí vive, trabaja y entrena toda una campeona olímpica. "A mí me encanta esto", dice Unda. Aquí no hay tiempo para el descanso. Maider estaba deseando llegar. "Mi casa, mi cama, mi familia...", dice con nostalgia la deportista. Y sus ovejas, son las primeras que ve cada día, cuando se levanta a las 6 de la mañana cuando le suena el despertador. "Ellas van comiendo pienso y tu les vas ordeñando", explica la vasca. Tras ordeñarlas toca elaborar sus propios quesos.  "Lo que no me gusta para nada es limpiar quesos", bromea la medallista. Entre tanto trajín la luchadora de Oleta aún no ha pensado donde colocara su medalla de bronce, de momento la guarda en la cocina. En cuanto encuentre hueco, lo tiene claro: se irá unos días a la playa, pero no muchos, porque, a la vuelta, le esperan ellas, sus ovejas.