Vídeo: Llorente, protegido por sus compañeros de la Roja

14 de Agosto de 2012

Fernando Llorente llegaba a la recepción en casa del gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, protegido por sus compañeros. Uno de sus mejores amigos le echaba un cable. "Es un pedazo de futbolista. La situación contractual para mi es ventajosa para él y ahora tiene que esperar nada más", dice el portero del Liverpool. En plena recepción con el gobernador, Llorente parece abstraído, en su mundo. "Tranquilidad. Que ahí vamos a estar para apoyarle en lo bueno y en lo malo, que no hay problema", intenta quitar hierro al asunto Reina. A la salida de la residencia oficial del gobernador en La Fortaleza del Viejo San Juan el riojano no suelta prenda: no quiere hablar. A la pregunta de cómo se encuentra por parte de una periodista, contesta que "bien, muy bien".