Vídeo: El Atlético pone fin a las celebraciones con una cena

14 de Mayo de 2010

El Autobús de los campeones se acercaba a Neptuno aún de día. Pronto se hizo de noche pero los jugadores no querían parar de festejar. Tampoco los aficionados.Y no era para menos. Catorce años llevaba esperando el Dios Neptuno para vestirse de rojiblanco.Sin apenas dormir, el conjunto de Quique Sánchez Flores no paró de cantar y bailar, brindado el triunfo a los miles de aficionados que abarrotaban la plaza y las calles aledañas.Tanto esfuerzo tuvo su recompensa. El equipo, se despidió de Neptuno a lo grande, y para reponer fuerzas, terminó la fiesta en un céntrico restaurante de Madrid.