Rafa Nadal vuelve en Montecarlo, sobre tierra batida, a disputar la final de un Masters 1.000 un año después./Archivo