Open de Australia: Djokovic no quiere bromas desde Abu Dabi

Novak Djokovic ultima su preparación de pretemporada antes de poner rumbo a enclaves orientales. Antes de acudir al Australian Open, el talento balcánico deberá rendir cuentas en la exhibición de Abu Dabi, que tendrá lugar entre el 26 y el 28 de diciembre

Qué.es 23 de diciembre de 2013

"El Mubadala World Tennis Championship ocupa un lugar especial en mi corazón" advierte el balcánico, campeón en las últimas dos ediciones de la exhibición emiratí. Conquistas que han precedido a sus dos últimas coronas en el Australian Open. En 2014, volviendo a un guión que ha deparado brillantes resultados en campañas anteriores, Novak pisará el suelo del emirato en el proceso de rodaje que le conducirá a la costa este de Australia.

"Estoy deseando acudir al evento y competir delante de una grada que siempre nos muestra su apoyo". Habla el tenista de Belgrado a sabiendas que el enclave de Emiratos Árabes Unidos será su única presencia competitiva previa al desembarco en Melbourne Park. Siguiendo una tradición presente en los últimos años, nada habitual entre la élite, el número 2 del mundo limpia por completo de citas oficiales su preparación al primer Grand Slam de la temporada, enfocando todos sus esfuerzos en la cita 'aussie'.

"El plantel de este año es el más formidable visto hasta la fecha" razona Djokovic, que contempla cómo Rafael Nadal, número 1 del mundo; Andy Murray, finalista en Melbourne el pasado año; David Ferrer, tercer hombre ATP; Stanislas Wawrinka, uno de los jugadores más mejorados en los últimos meses; o Jo-Wilried Tsonga, finalista de Australia en 2008, componen un cuadro saturado de corazones inquietos.

"Veré mi trabajo interrumpido. Pero con miras a la temporada 2014, quiere ser desafiado" asume el serbio, consciente de la temperatura deportiva que puede encontrar rodeado de élite. "Esta competición me proporciona la plataforma idónea antes de llegar al Australian Open".

El tetracampeón más joven en la historia del primer 'major' del curso, el único hombre capaz de enlazar siete finales de Grand Slam sobre pista dura, quiere recuperar el dominio del cemento.