María Vasco, única medallista olímpica del atletismo español: "Me arrepiento del desnudo en Interviú, pero aprendí"

María Vasco (Barcelona, 1975) ha cambiado de trabajo. Después de más de 20 años dedicándose a lo mismo, le toca reciclarse a sus 37 años. Hace 15 días que no es atleta profesional. Vital, jovial, bella y habladora, María es una 'ex' que busca su sitio.  Ex atleta, ex medallista olímpica, ex estrella de la marcha. Pero sobre todo será siempre un mito: la única atleta española que ha conseguido una medalla en los juegos Olímpicos. Fue en 20 kilómetros marcha y en Sidney

José J. Alonso/Qué.es 29 de noviembre de 2013

Se culpa de ser demasiado sincera, pero a los demás nos contagia frescura y buen rollo. Cuenta entre risas que 'mola' más correr por placer que por obligación, pero que ahora le toca hacerlo por la mañana... y muy pronto, "cuando aún no han puesto ni las calles". Ahora, como los demás, ella ya tiene obligaciones laborales. Es guerrillera y directa. Se ve a la legua que es inquieta. De ella han dicho muchas veces que era un verso libre del atletismo español. Que iba a lo suyo. Poco amiga de quedar bien si eso implica traicionarse, prefiere que no le pregunten si es que la contestación no va a gustar. El que pregunte, con María Vasco se arriesga. 

Y siempre presumió  de ser competitiva y de preparar todas las competiciones, "no solo los Juegos Olímpicos, como otros". Y Juegos ha hecho muchos, muchísimos: hasta cinco. En su momento habló de doping y opinó de algunos de los compañeros apartados. "Se lo merecían", gritó a quien escuchara. Y generó polémica aunque a ella le dio igual. Siguió derecha. Pidió renovación y buena gestión en la Federación de Atletismo. Nadie la escuchó, pero no se escondió. Ahora, María Vasco pide paso para abrirse camino en los 'juegos de la vida':  "A ver si puedo ser madre, que no está fácil". 

- Llevas retirada 15 días, justo hoy... ¿Y ahora, qué?

-// Sí, ya hace dos semanas y la verdad es que bien. Pensé que me iba a resultar muy duro porque competir y entrenar es lo que llevo haciendo toda la vida, a diario, incluidos los domingos, que es lo que conlleva ser deportista profesional y ... claro... Bueno, ahora salgo de esa burbuja, que es la del deporte y me tengo que meter a otra cosa. Lo bueno de todo, lo mejor de lo que me está pasando es que estoy siendo muy bien acogida donde voy. La gente me está apoyando mucho.

- No es para menos. Estamos hablando con un mito.

-// Ja, ja, ja... Bueno... Me siento así cuando me lo decís. Claro. La gente me lo tiene que decir para que yo me dé cuenta realmente de ello, ¿no? Es que yo no vivo diciéndome: 'Qué mito soy, soy un mito del deporte, de la marcha y tal'. Nooo, nooo... Como soy yo misma, pues no pienso en ello, ¿no? La gente cuando me lo dice, pues sí... Me lo creo un poquito más.

- Ahora toca llamar algunas puertas, 'resetearse'. ¿Dónde cree que encaja?

-// Sí, sí. Yo he llamado ya a varias puertas. He picado en varios sitios. No he estado parada, ni he empezado mi vida desde el día 11 de noviembre y pensando '¿qué hago ahora?' No. Yo llevo todo el año trabajando. Pero está siendo duro, sobre todo psicológicamente. Empiezas una nueva etapa y llevo mucho tiempo trabajando en ello. Y luego centrándome en algo que siempre me interesó muchísimo que es el asesoramiento personal y el 'personal shopper'.

Cuando hablo de moda, no hablo en ningún momento de diseñar. Pero sí que me gusta mucho el estilismo, ¿no? Y luego el tema de la belleza: he empezado a trabajar en una empresa de cosméticos. Estoy conociendo la empresa, los diferentes puestos que hay, pero.... Yo creo que voy a ir muy enfocada al tema de de motivar y ayudar a la gente. Por las experiencias competitivas que tengo, lo que puedo explicar puede resultar muy útil, yo creo, ¿no? Creo que llego muy bien a los demás, de manera directa. Pero vamos, de momento estoy centrada en la cosmética.

Pero ojo, ¿eh? que yo estoy abierta a cualquier trabajo que me pueda interesar. Me gusta el deporte, la moda, el estilismo y el tema de la belleza... ya sabes que estudié estética. Sé que parada no voy a estar porque soy una persona muy inquieta, o sea que... en fin, que si se pueden unir todos esos campos que me interesan sería una pasada.

- ¿Habrá una línea de moda con tu nombre?

-// Buff, sí, sí, sí, eso lo tengo ahí pendiente. Sí me gustaría. Eso lo tengo clarísimo. El diseño de ropa deportiva, un poco más sofisticada. Cosas que yo he utilizado y me he dicho, 'yo no sé esto porque no lo fabrican así, o así'....Y tal. Son muchos años de experiencia y yo creo que alguna idea sí que puedes aportar. Es cierto que yo no sé diseñar, pero sí podría, por ejemplo pasarle los conceptos, las ideas a una diseñadora o diseñador. ¿Sabes qué pasa? Que tengo tantas cosas que quiero hacer ... Ahora mismo me faltan horas...

- ¿Has salido ya a correr como los demás, sin presión, por hobby, porque te apetece?

-// Ja, ja, ja Claro hombre... Yo... a ver... Soy como soy. He sido deportista profesional y claro, he salido esta misma mañana por ejemplo, a las 7:15. A una hora, eso sí, a la que no estoy acostumbrada, que casi no habían puesto ni las calles, ¿no? Ja, ja, ja. Es que antes era mi trabajo y no necesitaba salir tan temprano. Ahora, como mi trabajo es otro... O salgo pronto, o ya no salgo. Y no puedo dejarlo, que ya sabes que quiero hacer media maratón. Yo no quiero ir a la media a 'abultar', a hacer bulto, que soy muy pequeñita, ja, ja, ja... Quiero decir, quiero estar siempre delante. Es que soy muy competitiva. ¿Que ya no hay marcha?¡Pues hala! Corro

- Pues como no hagas menos de hora y media verás... ¡Puedes quedar fatal!

-// Nooo, noooo.... Ja, ja, ja Sí que haré menos, sí. Estaría bueno... Ja, ja, ja

- Eres de una generación que se emocionó con José Manuel Abascal, con José Luis González cuando eráis niños. ¿Qué recuerdos te trae tus inicios? ¿Qué te atrajo del atletismo? 

-// De siempre, siempre, mi especialidad, porque yo no hice ninguna otra. Ni corrí, ni nada. Tan solo lo que me daban en el colegio en esa época de EGB... ¡Qué tiempos! Yo me enamoré de esta especialidad. Era agosto de 1985 y había un campeonato de Europa. Yo estaba cambiando de canal y estaban dando, pues eso, la marcha. Eran 10 km marcha femenino. ¡Me acuerdo como si fuera ayer! Y ganaba, claro, una vecina mía, Mari Cruz Díaz. O sea que yo siempre lo he tenido aquí mismo, a la mano, ¿no? Le dije a mi padre que yo quería hacer eso y antes incluso de tener un entrenador, yo ya marchaba, yo ya lo practicaba sola. Y me salía muy bien...Ja, ja, ja... Todo fue un auténtico flechazo. Yo no hice ningún otro deporte, ni natación, ni nada...

-Eso, siendo de Sales, en Viladecans era estar predestinada. Tú eras vecina no solo de Mari Cruz Díaz, también de Valentín Massana

-// Sí, sí. Es la cuna de la marcha, Viladecans. Es que allí hay mucha marcha... Ja, ja, ja

- Y los estudios, el cole, con la marcha... ¿Cómo se llevaban?

-// Es que entrenaba poquito. Sí que es cierto que lo hacía cada día, pero poco tiempo. Era una estudiante normal. De la media. Ni sacaba notas excelentes, ni malas notas. Cuando acabé el cole hice dos años de administrativo, pero aposté por lo que me apasionaba, que era la marcha y la estética. Me apunté a una academia privada. Y entonces ya sí. Ya era complicado compaginarlo todo. Tenía que entrenar antes de ir a la Academia, ¿no? Es que con 17 años pues claro, ya entrenaba mañana y tarde. Y luego, los viajes pero siempre entendí, porque así me educaron, que el que algo quiere, algo le cuesta.

- Dicen los fisioterapeutas que la marcha es como una lima que va destrozando el cuerpo, aunque no tenga impactos al plantar el pie. ¿Ya lo nota a su edad?

-// ¡Pues yo estoy estupendamente! Ja, ja, ja... ¡Igual está feo que lo diga, pero es que es cierto! No, mira. He tenido la gran suerte, ya sea por la genética, por el cuerpo, porque apenas me he lesionado, solo alguna cosa puntual y no he sido operada de nada. He tenido un cuerpo muy, muy agradecido. Desde muy pequeña, al margen de tener que hacer muchos kilómetros y trabajar mucho, a mí me inculcaron el cuidado por mi cuerpo. Es decir, después de entrenar hay que estirar, hacer abdominales, hay que ir al fisioterapeuta, hay que comer bien, dormir bien. Y todo eso, sumado al cuerpo agradecido, como yo siempre digo, pues ha hecho que fuera una atleta muy afortunada. Porque sí, es cierto que la mayoría de las marchadoras se lesionan, si no es por una cosa es por otra, aunque no sea un deporte de impacto con el suelo.

- Lo del físico agradecido, lo dirás por tu posado en Interviú...

-// Mira, la verdad es que no... En fin... Cuando salió la revista me arrepentí muchísimo porque fui muy juzgada, muchísimo, muchísimo... Es que a mí, ni me gustaron las fotografías, ni el contenido, porque la entrevista estaba sacada de contexto en la mayoría de las cosas, sobre todo, los titulares, ¿no? Es que esto, que se puede decir de muchas maneras, yo no lo dije así. Yo sabía que no había dicho tales cosas, porque estaba todo grabado. Aprendí mucho de eso. Aprendí con quién debes o no debes concertar una entrevista. Y andas con mucho ojo, ¿no?

Yo puedo ser una persona que dice las cosas muy claras, pero en ningún momento pretendo hacer daño gratuito a nadie. Y cuando digo algo claro es porque creo que eso lo puedo decir porque estoy cargada de razón. En ningún momento pretendo hacer daño a nadie, ni me meto en la vida de nadie. Sí, tras aquello me tocó coger el teléfono y decir a quien correspondió, 'perdona, esto no lo he dicho yo', ¿no? A mí aquel reportaje me hizo pasarlo muy mal. Algunas personas, incluso, pensaron que de ahí, yo podría sacar alguna cosa. Como después pasó con mi imagen que se utilizó para una marca de comida rápida, y tal... Es cierto que luego a mí me fue genial, pero... ¡En fin! Que aprendí mucho...

- Siempre el mundo por montera... Un día dijiste: "Con este cuerpo... en Atenas voy a ganar una medalla..." Y luego pasó lo que pasó (no hubo tal medalla y sí, un gran disgusto) . Había gente que pensaba que estabas muy pagada de ti misma, como se dice finamente... Como Scarlata O'Hara... ¿No te arrepientes de nada?

-// Sí, bueno, algunas vez me he podido... apresurar. Pero aquello lo dije porque realmente creía que lo podía hacer, que lo conseguiría. Luego, pues claro, hay muchos hándicaps. Aquel año de Atenas, por ejemplo, ehhhhh...ehhhhh yo competí muchísimo y en aquel último mes y medio previo a las olimpiadas fue un infierno porque lo pasé muy mal ... No estaba fina y no conseguía entrenar bien. Es que yo era un atleta que entrenaba mucho y competía mucho todos los años, no solo pensaba en las citas olímpicas, o los meses antes de un Mundial. Si había Europeo, pues al Europeo ponía todo mi empeño. Porque yo tenía claro que no quería perder el tiempo. Y si decía que podía conseguir medalla es porque lo creía firmemente. Luego, pues claro, no se marcha sola... Había extraterrestres compitiendo a mi lado, contra mí. Es que...

Vamos, como en los Juegos de Londres. Quedé la décima, podía haberlo hecho mucho mejor, pero es que había récord del mundo en esa prueba. Eran cosas desorbitadas.  Mira, había que motivarse, sacar la motivación de algún sitio. Muchas veces lo que la gente trataba era de pisotearte y tú tienes que salir a flote. Así era.

-// Y leña al mono con la Federación de Atletismo. Has tenido una relación, digamos, difícil.

- Bueno yo creo que... Es que a mí la Federación no me ha dejado ni... Vamos, nunca me ha dado de más. O sea, a mí, la Federación me ha dado lo que yo misma me he ganado, ¿no? Es decir, yo para mantener mi beca tenía que hacer una marca, o un puesto. Eso funciona así. Y no por haber ganado una medalla olímpica, el año siguiente vas a tener una beca extraordinaria si el año corriente no has hecho nada. Eso es así. Eso está clarísimo. 

Y luego, claro, yo soy de la opinión, que me imagino que será así en todo tipo de trabajo, de que siempre hay predilectos. Y en el caso del atletismo, existen predilecciones. Yo a día de hoy, quince días después de haberme retirado, no he recibido una llamada del señor Odriozola (José María, presidente de la Federación de Atletismo), ¿no? Entonces, claro, ehhh...¿Y por qué no me llama? Yo no le he hecho nada. ¿Acaso decir que se necesita en el atletismo español una renovación de presidencia? Igual que que nos renovamos los atletas, ¿por qué no se puede renovar la federación? ¿La figura del presidente cuando lleva tantos años? No pasa nada, se ha cambiado el comité técnico, creo que a lo mejor es necesario. No se puede tratar a una persona que lo ha sido todo en el atletismo como me ha tratado a mí. Que te digo una cosa, ehhh... Ahora mismo me da igual. Y este hombre no hace que yo no duerma, evidentemente. He tenido el apoyo de la gente que me quiere y con eso me basta, pero no recibir una llamada del jefe, pues, me parece un poco feo.

- ¿Cómo ha sido tu relación con el doping y con los culpables? Dijiste, por ejemplo y fue polémico también, que Alberto García se merecía estar apartado de la competición dos años...

-// A mí me da igual que se llame Alberto García o Fernando lo que sea... Sinceramente. Yo estoy totalmente en contra del doping. Creo que la persona que lo hace, si se demuestra que lo ha hecho, tiene que pagarlo. Evidentemente. Y por lo que veo, como fue aquel caso, no se puede pagar con dos años porque en muchas ocasiones... Vamos, como en el caso de las lanzadoras rusas, que estuvieron sancionadas, a los dos años volvían y estaban otra vez delante. Aquí no se escarmienta con dos años. ¡Y no puede ser! Soy una persona que, como a todos, me hubiera gustado estar siempre arriba. Arriba y ganando medallas. Pero tengo los pies en el suelo como buena marchadora que soy, y mi salud no la pongo a los pies de los caballos. Mi salud ha sido siempre lo primero. Yo no entiendo que haya gente que pueda llegar a hacer eso. Y me da igual quien sea. Pero bueno... Si se tienen que meter que se metan, allá ellos.

- ¿Cuántas veces se te ofreció a ti algo parecido? ¿No pensaste nunca, pues a lo mejor, tienen razón y hay que hacerlo así?

-// A mí nunca. No, no... Además, a la persona que he visto que ha podido estar en eso, yo no me he acercado mucho. Sí has visto o te han podido contar, que la gente no cuenta mucho, la verdad, pero sí puedes escuchar algún rumor... Es que yo no sé si es que tengo cara de borde... Puede ser, soy una persona que cuando no conozco, soy tímida, realmente. A mí jamás se me ha ofrecido y jamás lo hubiera aceptado. Jamás. 

- Pero Marta Domínguez era tu propio mito, tu amiga, por generación, por viajes, por selección... ¿Qué opinas de su investigación?

-// Sí. A mí Marta sí me puede afectar... Además yo tenía mucho trato con ella. Somos de la misma quinta. Para mí, Marta era...fuera de serie. Una mujer de armas tomar. Y una persona con la que yo me he llevado muy bien. Yo no la he vuelto a ver. Realmente no sé nada de Marta Domínguez, pero es una persona la que quiero y he respetado muchísimo. Son muchos años y aunque no se haga la misma especialidad...

- Si hubieras sido chico y hubieras jugado al fútbol, con unos logros, más o menos análogos, serías ahora multimillonaria...

-// A ver... Mira, son afortunados. Ellos han dado con un deporte que en este país es dogma. Y, verdaderamente, el fútbol y los futbolistas se sobrevaloran. O sea, es muy bestia, muy bestia, muy bestia... No entiendo por qué deportes como los nuestros, el mío y muchos más, con gente que es medallista, campeones del mundo varias veces y no les conocen ni en su barrio. Y eso me parece... Pero la culpa no la tienen ellos, es la sociedad en la que vivimos la que pide fútbol. Es lo que mamamos. Y al atletismo pues, en fin... ¡Mira que ahora el running está en pleno apogeo! Pero si hubiese sido un Iniesta o un Xavi yo no hubiese tenido que estar un año moviéndome como me he movido, buscándome las castañas. Podría haber vivido de rentas.

- Pero a ti no te fue mal...

-Bueno, no me fue mal, por mis éxitos... Pero mira, ahora por ejemplo quiero ser madre, pero no puedo realmente hasta que se estabilice mi vida, mi nuevo modo de vida. No sé, yo no tendría que pasar por eso proceso, ¿no? ¿Teniendo todo lo que he conseguido? Y bueno, lo tengo que hacer, y lo haré orgullosa, desde luego.

- De ascendencia andaluza... ¿Te hicieron sentir charnega?

-// Todas mis raíces son andaluzas. Yo vivo en Cataluña, hablo catalán, pero con la gente que me rodea hablo en castellano. Mis padres, hasta que se fueron, su habla no cambió, parecía que habían llegado a Viladecans ayer... Eso lo llevo conmigo. Incluso la forma de ser. El humor, la forma en que me relaciono con los demás porque, no sé, soy una persona muy cachonda, ja, ja, ja y me gusta mucho la broma... Cosas de mi padre, que era muy bromista. Eso yo lo llevo conmigo, porque, además, me gusta la forma de ser de la gente del sur, esa calidez, ¿no? pero aquí, ojo, ¿eh? Nunca he sentido eso que dicen de ser 'charnega'.

- ¿El peor momento de tu carrera? ¿Fue el Europeo de Barcelona? 

-// Sí, sin duda. Ese fue el peor. Porque era en casa, porque sabía que probablemente no iba a haber otro Europeo, porque además es la única medalla que me falta en el curriculum deportivo, ¿no? En el palmarés. A mí eso me dolió muchísimo, por la gente que me apoyaba, que yo me sentía muy arropada. Para mí fue un palo muy gordo, mucho...

-¿Alguna vez antes, de más jovencita, cuando empezaste de junior, flaqueaste, pensaste esto no es lo mío? 

-// No, siempre tuve clarísimo que lo mío era la marcha. Que mi futuro estaba ahí. Yo no sabía que iba a hacer cinco olimpiadas o que sería medalla olímpica. Eso está claro. Para qué te voy a engañar. Quizá lo que sí te puedo asegurar es que mi carrera ha durado mucho más de lo que yo siempre hubiera soñado. Todo ha tenido su encanto y sus cosas buenas. Entonces yo creo que al margen de eso siempre he estado arriba, a un nivel alto. Lo que sí tenía claro es que no quería desaprovechar esa oportunidad que me había dado la naturaleza. 

- Algún político se podría retirar contigo, no juntos, digo, pero...

-// Ja, ja, ja... No. Yo lo que quiero es que el país funcione ya, ¿no? Es que me da mucha pena. Y cada vez que veo el telediario, se me salta alguna lágrima por la gente que lo está pasando mal, cosas que han vuelto a España, familias que pasan hambre. Yo lo paso mal y eso no se debería admitirse en este país. No sé dónde vamos a llegar, pero sin saber cómo lo haría yo, la prioridad es que nadie pase necesidad en este país. Tú puedes tener más o menos cosas, vivir de una manera o de otra, pero creo que a nadie en España le debería faltar un trozo de pan.