Eternos segundones: David Ferrer, ¿'Segundón' o un magnífico tenista siempre a la sombra de Rafa Nadal?

Cuando un deportista recoge casi todas las mieles del triunfo hay muchos que se van de vacío y uno, concretamente, que se queda con los picotazos de las abejas. La historia del deporte está llena de sueños truncados y carreras marcadas por las gestas de otro. Son muchas las parejas que la rivalidad ha unido: la última y más sonada es la que formarán para la historia del fútbol, Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Pero hay perseguidores con menos espacio mediático... ¿alguien ha reparado en un tenista español que lleva ocho temporadas en la élite de la ATP? Sí, David Ferrer, ¿segundón de lujo?¿Magnífico tenista ensombrecido por un genio?

José J. Alonso/Qué.es 10 de octubre de 2013

La más conocida y triste de las historias escrita a base del sudor y las lágrimas de la segunda posición fue escrita sobre la bici del ciclista francés Raymond Poulidor, conocido como el 'Eterno Segundón', quien a la sombra de otros grandes corredores como Eddy Merckx y Jacques Anquetil siempre terminaría cruzando la meta del Tour de Francia por detrás de ellos. Uno, otro... o los dos. No es un decir, logró cinco segundos puestos y tres terceros, en un evento que terminaría frustrando cada uno de sus intentos. No es que no fuera un enorme corredor. Era simplemente, que los otros dos eran 'marcianos'.

En época de antihéroes gana adeptos la idea de que los segundos son mucho más interesantes ya que alargan la figura del personaje principal. Puede que si no fuera por ellos, no habría manera de que la estrella rutilante brillase y cobrase una dimensión de mito... En este punto nos encontramos con David Ferrer. "No se puede decir que el valenciano sea un 'segundón'. Ha demostrado un espíritu competitivo y una fortaleza física y mental enormes. Un deportista sabe que las derrotas son parte inherente de lo que hace y a Ferrer le ha hecho grande el camino que ha recorrido", argumenta Carlos Rey, director de proyectos de la UPAD (Unidad de Psicología y Coaching Aplicado al Deporte) de la Universidad Autónoma de Madrid.

Es verdad que el de Jávea no es, en estricto sentido, un segundón. Más bien es ejemplo de deportista genial no valorado suficientemente por los propios españoles. ¿Un gigante del deporte ensombrecido por la leyenda de Rafa Nadal? Al menos un enorme tenista que, a sus 31 años, está en el número 3 del tenis mundial con el escocés Andy Murray penando una lesión. Esa es su última frontera, la insuperable. Dicen de él que con verle en el calentamiento, basta para saber que es un jugador especial: su tensión y esfuerzo es el mismo que en el partido posterior. En su última etapa, quizá la más triunfal, lleva siendo 'top ten' desde el 11 de octubre de 2010. Tres años consecutivos sin interrupción. Pero antes, ya estuvo entre los elegidos desde septiembre de 2007 hasta octubre de 2008. O sea que -resumiendo- se ha mantenido en el Top 20 durante las últimas ocho temporadas, terminando cuatro de ellas entre los diez mejores. Un prueba de tenacidad y esfuerzo porque sus salidas del grupo de los grandes coincidieron siempre con lesiones de cierta gravedad desde su gran eclosión, en la temporada 2005, cuando contaba con 23 años.

Ferrer nunca ha ganado un grand slam, es cierto. Pero ha sido protagonista de una gloriosa generación de tenistas españoles ganadores tres veces de la Copa Davis, en 2008, 2009, y 2011 y en su palmarés cuenta con un título Masters 1000; en el Masters de París 2012, siete títulos en torneos ATP 500 y doce en torneos ATP 250. Además alcanzó la final del Torneo de Maestros de 2007 como también cuatro finales de torneos Masters Series; Masters de Roma 2010, Masters de Montecarlo 2011, Masters de Shanghai 2011 y Masters de Miami 2013... y tocó el cielo de París con las manos en la final de Roland Garros 2013.

¿Qué hubiera sido David Ferrer sin la presencia gigantesca de Rafa Nadal? Sin duda, el abanderado del tenis español, como antes lo fueron Sergi Bruguera, Carlos Moyá y Juan Carlos Ferrero. Y es que no se puede restar valor a la trayectoria de Ferrer, según Rey: "Yo soy un defensor de que en el camino está el disfrute y, por tanto, la victoria. Ferrer ha aguantado muchísimos años entre los mejores del circuito y eso tiene un enorme valor. Hay deportistas que se vienen abajo, que duran poco entre los mejores debido a la frustración de la derrota. Sucumben al hecho de estar muchos años cerca de ganar un campeonato o un torneo grande. Ese no es el caso de Ferrer".

HISTÓRICOS SEGUNDONES

Brindemos por David Ferrer, y repasemos la historia. Nos encontramos con 'segundones' de lujo en todos los deportes. Si no, que se lo pregunten a Scottie Pippen, escudero de Michael Jordan, al que la presencia del mejor jugador de la historia le robó foco, pese a ser un jugador genial. Tanto, que algunos expertos, en su osadía, mantienen que era más completo que el astro de Brooklyn, ya que era capaz de jugar de escolta, de alero y de ala-pívot. Pues bien, este supuesto segunda fila ganó seis anillos de la NBA y fue dos veces campeón olímpico.

Como ya describíamos, es el ciclismo un deporte rico en la épica del 'segundón'. En época reciente también los ha habido: Richard Virenque o los italianos Gianni Bugno y Claudio Chiapucci. Su mala suerte compartida lleva el nombre de Miguel Indurain. Sin entrar en el caso de Virenque, implicado en el caso Festina; tanto Bugno como Chiapucci eran buenos, buenísimos. El primero fue campeón del mundo en ruta dos veces y ganador del Giro de Italia. Y en los tours del año 1.989 a 1.992 fue 11º 7º 2º 3º, de manera consecutiva.

Es más claro aún el caso de 'Il Diabolo'. Del año 90 al 95 del pasado siglo bordeó muy de cerca, con algunos segundos y terceros puestos, los triunfos tanto en el Tour de Francia como en el Giro.

Cambiamos de disciplina. ¿Qué ganó Max Biaggi? Mucho, pero probablemente no lo suficiente para su capacidad. Si alguien sufrió la enorme dictadura de Valentino Rossi en la categoría reina del motociclismo, ese fue Max Biaggi. En su palmarés figuran tres segundos puestos y tres terceros en el mundial. Su caso sirve para ilustrar la estrategia de la retirada a tiempo: emigró a las SuperBikes para embolsarse los mundiales de 2010 y 2012. Antes en 250CC, o la actual Moto2, fue cuatro veces campeón del mundo de 1.994 al 97.

LA QUINTA DEL BUITRE Y EL FRACASO EUROPEO

La historia de los eternos segundos pasa también por los deportes de equipo. El Real Madrid de la Quinta del Buitre pudo ser un 'segundón' de relumbrón si pensamos en el Milan de Arrigo Sacchi. A pesar de las cinco ligas consecutivas y las dos Copas de la UEFA, y partiendo de la premisa de que la excelencia llega a los clubes poderosos con los títulos europeos, a este grupo le faltó la guinda de la 'Orejona'. 

Y por último están los segundones de parentesco.... ¿Cómo se ha tomado Alfonso Reyes que Felipe, su hermano menor, haya ganado todo lo que se puede ganar -o casi- en el baloncesto? Y sin salir del parqué, el ejemplo más recitado: Fernando Martín y Antonio Martín. Sobre los pívots opinaba otro gigante de nuestro baloncesto, Fernando Romay: "Fernando encarnaba al ganador por excelencia, fuerte, muy competitivo. Con una cabeza privilegiada. Antonio era un gran pívot., técnicamente más depurado que su hermano mayor". Fernando lo fue todo, Antonio se quedó solo con algunos elogios.

¿Qué valor tiene el segundo puesto? Según Teresa González, catedrática de Historia y Política del Deporte de INEF, en la Universidad Politécnica, "ninguno". Según la profesora, "los griegos, que fueron los inventores de las competiciones deportivas regladas, no comprendían la existencia del segundo puesto. Solo existía el primero. La ocurrencia de que 'lo importante es participar' es un invento moderno y anglosajón que se atribuye al Barón de Coubertain, pero que dijo realmente el padre Henri Didon. Y es una soberana chorrada. El deporte es cruel".

El tiempo dirá si esa crueldad provoca, por ejemplo, que Dani Pedrosa no acabe de ganar nunca el título mundial de Moto GP por culpa de Lorenzo... ¿Y Márquez?