Stephen Hawking inaugura unos Juegos Paralímpicos históricos

LONDRES (Reuters) - El físico en silla de ruedas Stephen Hawking desafió a los deportistas a "mirar hacia las estrellas" el miércoles en la apertura de unos Juegos Paralímpicos de récord que se celebrarán durante 11 días y que casi agotarán las entradas.

REUTERS 30 de agosto de 2012

LONDRES (Reuters) - El físico en silla de ruedas Stephen Hawking desafió a los deportistas a "mirar hacia las estrellas" el miércoles en la apertura de unos Juegos Paralímpicos de récord que se celebrarán durante 11 días y que casi agotarán las entradas.

Siguiendo la línea de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, miles de bailarines e impresionantes fuegos artificiales se añadieron a la alegría de una noche de apertura ante unas 80.000 personas.

Hawking, al que se diagnosticó un trastorno motor neuronal cuando tenía 21 años y al que en 1963 le dijeron que le quedaban dos años de vida, abrió la ceremonia leyendo desde el escenario.

"Mira hacia las estrellas y no a los pies. Hay que ser curioso", dijo Hawking desde su silla de ruedas, hablando a través de su sistema de voz automatizado para comunicarse.

Los Juegos Paralímpicos de Londres acogerán el mayor número de deportistas desde su nacimiento oficial en 1960 en los Juegos de Roma, con 4.280 competidores en representación de 164 países frente a los 400 participantes de 23 países en la capital italiana.

El sudafricano Oscar Pistorius, que se convirtió en el primer doble amputado en competir en unos Juegos Olímpicos a comienzos de este mes, y que fue el abanderado en la ceremonia de apertura de los Paralímpicos, dijo en rueda de prensa que había visto un cambio de interés hacia el deporte de los discapacitados.

El creciente interés se ha reflejado en la venta de entradas, con un récord de 2,4 millones de los 2,5 millones disponibles para la venta, las 100.000 restantes saldrán en lotes de 10.000 cada día.

Más de un 50 por ciento de las entradas se vendieron a 10 libras (12,62 euros) o menos, dijeron los organizadores de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos (LOCOG).

"Hasta 2004 no se sabía mucho sobre los Juegos Paralímpicos. El mayor número de asistentes que tuvimos fue quizá unos 20.000. Habitualmente rondan los 7.000", dijo Pistorius, que corre utilizando dos prótesis de fibra de carbono después de nacer sin peroné en ambas piernas.

"Reino Unido trata la discapacidad de una manera realmente increíble. Hay mucha gente que no se centra en la discapacidad sino en las habilidades de los deportistas. Son tratados como deportistas de elite", agregó Pistorius, de 25 años.

En escenas como las que se apoderaron de todo el mundo durante la ceremonia de apertura del 27 de julio en el estadio olímpico al este de Londres, un espectáculo de similar inspiración dejó a los 80.000 seguidores y a millones de telespectadores con la boca abierta desde el comienzo.

La reina Isabel II, que hizo su debut cinematográfico como "chica Bond" en el vídeo del director Danny Boyle que se proyectó el pasado mes en la ceremonia de inauguración, estuvo de nuevo presente para dar la bienvenida a los deportistas que bailaban y agitaban sus banderas en un estadio impresionante.

La reina declaró la apertura de los Juegos después del desfile de los deportistas por el estadio olímpico y del discurso del presidente del Comité Internacional Paralímpico, Philip Craven.

REGRESO AL HOGAR DE LOS JUEGOS

"Lo que sucederá aquí cuenta con la energía para cambiarnos a cada uno de nosotros. Bienvenidos a unos Juegos de récord en los que 164 comités han traído a sus mejores deportistas", dijo Craven, hablando junto al presidente de los Juegos de Londres y doble medallista de oro, Sebastian Coe.

"Bienvenidos a la casa de los Juegos Paralímpicos", dijo Coe en medio de una enorme ovación.

"Bienvenidos a un movimiento que muestra lo que es el deporte. El deporte se niega a aceptar un no por respuesta", agregó.

Los Juegos Paralímpicos fueron concebidos en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948 por el neurólogo alemán Ludwig Guttmann, que abrió un centro para tratar las lesiones en la columna vertebral en Stoke Mandeville, Inglaterra, de los soldados heridos en la Segunda Guerra Mundial.

/Por Tom Pilcher/