Vinicius Junior durante un partido con el Flamengo. I Twitter