Los jugadores del Real Madrid celebran el segundo gol en Málaga.