Los jugadores del Barcelona celebran el último tanto del partido.