El Real Madrid hace historia al conquistar su segunda Champions consecutiva

El conjunto blanco golea 1-4 a la Juventus en la final gracias a una segunda parte sensacional. El Real Madrid levanta su duodécima Champions, y es el primer equipo de la historia en ganar dos seguidas con el nuevo formato. Ronaldo, con un doblete, fue elegido MVP del partido. Casemiro y Asensio marcaron los otros dos goles, y Mandzukic hizo el tanto juventino.

Pablo Pascual 4 de junio de 2017

El Real Madrid conquista su duodécima Copa de Europa después de vencer 1-4 a la Juventus en la fnal. Doce títulos de la máxima competición continental. Seis con el antiguo formato y otras seis con la denominación de Champions League -el equipo que más ha conseguido por delante de Milán y Barcelona con cinco-. Pero es que además, el conjunto blanco se convierte en el primer equipo en la historia en levantar dos Champions de forma consecutiva. Un club de leyenda.

Los de Zidane consiguen un doblete -Champions y Liga- 59 años después, el tercero en la historia del club. Desde 1958 no se ganaban los dos títulos en la misma temporada. A esos dos campeonatos hay que añadir la Supercopa de Europa y el Mundialito de clubes conquistados esta campaña, haciendo un total de cuatro.

La conquista de la duodécima ha dejado una serie de récords colectivos, pero también individuales. Por un lado, el nombrado mejor jugador de la final, Cristiano Ronaldo, con su doblete, se convierte en el primer jugador en marcar al menos un gol en tres finales distintas; acaba como máximo goleador de la competición por quinta temporada consecutiva (12 dianas en esta), anota el gol 500 en la larga historia de los blancos en Champions, y apunta a su quinto Balón de Oro

Por otro, el Real Madrid completa el curso anotando en todos los partidos, 60 en total, y alarga el récord en Europa con los 65 encuentros consecutivos marcando -añadiendo los últimos cinco de la temporada pasada- y pone su mira en los 74 choques del Santos de Pelé. Una temporada anotadora perfecta se abrió en la final de la Supercopa contra el Sevilla, con el golazo de Asensio, y que el propio balear se ha encargado de cerrar en esta final de Cardiff con el cuarto tanto. Un gol que le convierte en el madridista más joven de la historia en marcar en una final europea.

En lo que al partido se refiere, al Real Madrid le costó hacerse con el partido e imponerse en una primera parte igualada en la que Ronaldo adelantó a su equipo a los 20 minutos después de un buen inicio de la Juve. La alegría madridista duró poquito, apenas seis minutos, lo que tardó Mandzukic en igualar al contienda con una chilena espectacular. El balón cogió una parábola imposible para Keylor Navas. Los de Zidane anduvieron algo más nerviosos de lo habitual tras el empate. Sin embargo, a cinco minutos para el final volvieron a hacerse con el control del partido metiendo a los italianos en su campo.

Tras el descanso ese dominio blanco se mantuvo para no irse jamás hasta el pitido final. El Real Madrid dio un recital en los segundos 45 minutos. Un fútbol mágico que hizo desaparecer a la Juventus del campo. Un gran juego, en una de las mejores segundas partes de la temporada, que dio sus frutos con dos goles en tres minutos -los que transcurren del 61' al 64'- de Casemiro con un potente tiro desde fuera del área que desvió Khedira, y de Ronaldo tras una pase de la muerte de Modric al llegar hasta la línea de fondo. Dos tantos que encarrilaban la final. Una final que acabaría por sentenciar Marco Asensio en el 90' después de aprovechar la asistencia posterior al jugadón de Marcelo por banda izquierda.

El Real Madrid consiguió hacer cuatro goles en el tiempo reglamentario de una final -no lo lograba un equipo desde 1994 cuando el Milán goleó 4-0 al Barcelona- y a un equipo como la Juventus y un portero como Buffón, que sólo habían recibido tres dianas en toda la competición.