El Barça golea 6-1 al PSG y pasa a Cuartos

Los culés entran en la historia tras conseguir un 6-1 y darle la vuelta a la eliminatoria (4-0 en París). Sergi Roberto consiguió, en el último suspiro, un sexto tanto de leyenda para meter a su equipo en los cuartos de final de la Champions League. Final apoteósico en el Camp Nou, los últimos tres goles del Barça llegaron a partir del minuto 88. Suárez, Kurzawa en propia puerta, Messi y Neymar en dos ocasiones marcaron los otros cinco. Cavani hizo el 3-1 para el PSG. Su guardameta Trapp tuvo una de sus peores noches en un partido no exento de polémica arbitral.

Pablo Pascual 8 de marzo de 2017

Remontada histórica, de escándalo y de fe del FC Barcelona. Ningún culé olvidará nunca la noche en la que su equipo hizo lo que nadie había logrado en Europa: remontar un 4-0 de la ida. Luis Enrique lo predijo en la previa del partido: "si ellos hicieron cuatro, porque no vamos a poder marcar nosotros seis". ¡Y así fue!, Resultado de 6-1 que pasa a los anales de la historia. Si bien pusieron de su parte dos protagonistas de nacionalidad alemana, el guardameta del PSG, Kevin Trapp, y el colegiado del encuentro, Deniz Aytekin.

El Barcelona salió a por el partido desde el principio. Luis Enrique fue valiente desde el inicio y arriesgó con un 1-3-4-3. Todo lo contrario que su homólogo en el partido de hoy, Unai Emery. El PSG salió al campo acongojado y el miedo le duró hasta que el árbitro pito el tiempo de descanso. Luis Suárez había adelantado a los suyos a los tres minutos de partido y Kurzawa, en propia meta, hizo el segundo en el 40. Un 2-0 al final de los primeros 45 minutos que llenaba de esperanza a todos los aficionados blaugrana.

Nada más comenzar la segunda parte Meunier se resbalaba dentro del área y Neymar tropezaba con su cabeza. Penalti a favor del Barça, y Leo Messi aparecía en el partido por primera vez para anotar desde los 11 metros y poner el 3-0 con 40 minutos por delante. El Barcelona estaba desatado, estaba a un gol de igualar la eliminatoria, todos creían que era posible.

Y entonces, un PSG más adelantado supo aprovechar los espacios que dejaba atrás el conjunto culé. Cavani remató al fondo de la portería una dejada de Kurzawa dentro del área, 3-1, y el Camp Nou se quedo mudo. Las caras de felicidad pasaron a ser rostros de preocupación y tristeza. Su equipo necesitaba ahora otros tres tantos. El Barcelona los buscaba a la desesperada, y causa de ello concedieron ocasiones muy claras para un PSG que no conseguía sentenciar. En una de esas jugadas llegó la primera acción polémica del encuentro: un penalti de Mascherano a Di María, por una entrada por detrás, cuando se dirigía solo contra Ter Stegen.

Neymar, el mejor hombre del Barça y que debió ver la roja por una patada, volvió a dar un ápice de ilusión con un golazo de falta directa que puso el 4-1 en el 88'. Una esperanza que fue total cuando el colegiado del partido se inventó un penalti sobre Luis Suárez sólo dos minutos después, tras un piscinazo del uruguayo, que debió ver la segunda amarilla. Todos esperaban ver lanzar a Messi, pero fue Neymar quien asumió la responsabilidad de ejecutar la pena máxima. El brasileño ponía el 5-1, el ábitro añadía cinco minutos y el Barcelona estaba a un gol de hacer historia.

Y el tanto llegó. Sergi Roberto, que había entrado al campo minutos antes, se erigió como el héroe de la noche con un gol trascendental y que pasará a los anales del FC Barcelona. Una diana de leyenda, con Neymar como asistente, que los culés nunca olvidarán. Sólo la sanción de Busquets, que se perderá la ida de cuartos de final por acumulación de amarillas, ensombrece de alguna forma esta histórica remontada.