El Atlético de Madrid gana 0-3 al Osasuna

Victoria rojiblanca (0-3) en El Sadar. El Atlético volvió a recuperar la esencia que le ha hecho grande estos años, y segunda victoria en cuatro días. Simeone salió otra vez con Tiago acompañando a Gabi en el doble pivote, Godín volvió a anotar a balón parado y el equipo mostró su pegada a la contra. Antes, Oblak paró un penalti a Roberto Torres con 0-0 en el marcador. Carrasco sentenció en los instantes finales tras un fallo en la zaga osasunista

27 de noviembre de 2016

Osasuna, en puestos de descenso, se jugaba mucho y salió a por el partido desde el inicio. El Atlético se vio sorprendido con el empuje local, que volcaba su ataque en los costados. Y así, en un centro desde la derecha, en el minuto 15, llegó la mejor ocasión del Osasuna. Un remate de cabeza que desvió Oblak, pero que no valió porque el colegiado, Mateu Lahoz, había pitado pena máxima a favor de Osasuna en la misma jugada. Un penalti ingenuo de Giménez por empujón a Riera. Roberto Torres ejecutó desde los 11 metros y Oblak lo detuvo. Primer error de la tarde del Osasuna.

Pese al fallo del penalti, los rojillos no se vinieron abajo y siguieron poniendo al Atleti en apuros. Los rojiblancos tuvieron alguna ocasión a la contra, y sin embargo, el encuentro cambió en apenas dos minutos, en lo que va del 36' al 37'. Con 0-2 el partido fue otra cosa.

En el primero, Godín cabeceó a la red un córner lanzado por Koke. ¡Cuántos goles habrá marcado así el Atleti en estos últimos años! Los colchoneros volvían a sacar provecho de una acción a balón parado, una de sus jugadas fetiche y que no habían conseguido ejecutar aún esta temporada. Además, con el tanto de Godín, se estrenaba un defensor rojiblanco en Liga este curso. Y de nuevo, error de la zaga osasunista en el marcaje. En el segundo, Gameiro ejecutó una contra rojiblanca con una buena asistencia de Correa y un mejor desmarque y definición del francés.

En la segunda parte los de Simeone se protegieron con balón en los pies. Con 0-2 en el marcador, fueron más pragmáticos, con largas posesiones y siempre controlando el partido. Los locales lo siguieron intentando, se vaciaron, pero sin recompensa en forma de gol. Simeone incluso aprovechó para dar descanso a algunos de sus hombres más importantes como a 'los hombres G': Gameiro y Griezman. Este último con alguna molestia en el tobillo derecho.

Y cuando parecía que el partido terminaría así, Carrasco, que había entrado en el 66' por Correa, se aprovechó de una pifia de la zaga rojilla -un mal control de Unai García que se dejó la pelota atrás- para irse sólo contra el portero, anotar el tercero y cerrar la goleada rojiblanca ya en el minuto 90. Tercer y último error delos rojillos que les privaron de sacar algún punto en el encuentro de hoy.