El Real Madrid golea 3-0 al Leganés en el Bernabeú

El conjunto blanco venció 3-0 al Leganés gracias a dos tantos del extremo galés en la primera parte y a otro de Morata, titular por un lesionado Benzema, en la segunda. Los de Zidane dejaron la portería a cero diez partidos después, y Luka Modric reapareció tras su lesión. El Madrid mantiene el liderato

6 de noviembre de 2016

El Real Madrid se llevó los tres puntos ante el Leganés en el Santiago Bernabéu gracias, en gran medida, a un Gareth Bale en modo goleador, tirando del equipo cuando más espeso estaba. Los de Zidane eran muy previsibles en el juego. La medular blanca no conseguía conectar con los tres de arriba en el día de hoy: Ronaldo, Bale y Morata. El español salió de inicio por un lesionado Benzema y el Real Madrid lo notó a la hora de enganchar el centro del campo con la delantera. No estaba el francés, y no hubo conexión.

Durante la primera parte, los de Zidane tuvieron la posesión del balón y controlaban el partido, pero siempre en zonas fuera de peligro. Sin poder triangular para llegar al área contraria ante la falta de jugadores blancos por el centro y con una defensa del Leganés más adelantada de lo habitual, el Real Madrid optó por buscar a los de arriba a la espalda de la zaga 'pepinera'. Y así llegó el primero en el 38'. Genialidad de Isco convertida en asistencia para Bale, que se encargó de hacer el primero tras regatear a Serantes por fuera (ayudado por un rechace) y tirar a puerta vacía.

El segundo llegó justo antes del descanso, también por mediación de Gareth Bale que celebraba con un doblete su reciente renovación hasta 2022. Toni Kroos colgaba una falta lateral desde la derecha para que Morata bajara el esférico y después Bale se adelantase a la defensa y al guardameta para empujarla a la red en dos tiempos.

La segunda parte nos dejó la vuelta a los terrenos de juego de Luka Modric tras mes y medio fuera por lesión. El '19' blanco entró a la hora de partido por su compatriota Kovacic que se fue con molestias en la pierna. También saltó al campo James que ocupó el lugar de un buen Isco tras los 68 minutos de los que dispuso. El conjunto blanco siguió jugando a lo mismo, con la calma de ir 2-0 en el marcador. Movía la pelota en busca de algún espacio que aprovechasen los delanteros. Y apareció Morata.

El canterano había pasado desapercibido durante los 76 minutos anteriores sin apenas entrar en juego, pero pelando y apretando como siempre. Aprovechó su buena suerte de cara a gol para meter la única que tuvo y convertirse en el máximo goleador blanco en lo que va de temporada. Sin embargo, lo que no dio la sensación de aprovechar fue esta ocasión como titular para demostrarle a Zidane que está capacitado para ser el nueve titular del Real Madrid y no sólo un revulsivo. El partido dio para poco más. Y Ronaldo se volvió a quedar sin marcar. Sigue con cinco goles en 11 jornadas, quedándose lejos de los números goleadores a los que nos tiene acostumbrados.