El Real Madrid gana 2-1 al Athletic Club en el Bernabéu

El delantero español le dio los tres puntos al Real Madrid con un gol en el minuto 84. Una victoria (2-1) frente al Athletic Club que deja a los blancos líderes en solitario

24 de octubre de 2016

Álvaro Morata celebró su vigesimocuarto cumpleaños con un gol, regalándose a sí mismo y a la afición del Bernabéu una victoria ante el Athletic Club y el liderato en solitario de la Liga Santander. El internacional español hizo el 2-1 a seis minutos para el final que a la postre significarían los tres puntos para el Real Madrid y el primer puesto en la tabla de clasificación. Antes habían marcado Benzema en el 7' para abrir el marcador, y 20 minutos después Sabin Merino puso las tablas.

Zidane sacó el mismo once que el del pasado fin de semana ante el Real Betis en el Villamarín. Un partido que se ganó 1-6. Y sin embargo, el juego no se pareció en nada. No se vieron ni la misma intensidad, ni esa presión conjunta en la salida de balón del rival. Y eso se notó en el juego del Real Madrid. El Athletic, por su parte, llegaba al Santiago Bernabéu con bajas importantes en defensa y en ataque como las de Aduriz, De Marcos o Muniain.

Y Aun así, el partido se les complicó a los blancos más de la cuenta. Los de Zidane salieron bien y fueron superiores en los primeros 20 minutos, pero después estuvieron algo estáticos y en ocasiones demasiados previsibles, con exceso de centros laterales sin finalización, y dejando espacios atrás que aprovechaba su rival. Un juego algo regular por momentos que llegó después de un buen inicio y tras un gol tempranero de Karim Benzema, asistido por Isco, y tras un gran cambio de orientación de Marcelo. El Athletic había salido valiente, con las líneas altas y la presión arriba; y el Madrid se aprovechó de los espacios que dejaban los rojiblancos detrás.

La alegría entre los aficionados del Bernabéu no duró mucho. Sabin Merino les cambió las sonrisas por gestos de preocupación y frustración, con un gol en el minuto 27 tras un error en cadena de la zaga blanca. Sin Aduriz, baja por lesión, Valverde metió dos mediapuntas (Raúl Gacía y Eraso) con llegada para sorprender, pero sobretodo dos hombres para presionar la salida de balón de Kroos. Al alemán le costaba manejar el juego del Real Madrid y los suyos lo notaron en exceso. A los de Zidane les costaba enlazar por dentro y recurrieron a los costados.

El técnico francés se dio cuenta y decidió cambiar a Isco para dar entrada a un extremo puro como Lucas Vázquez. Con el gallego por su banda natural, Bale pasó a la izquierda y el sistema pasó a un 4-4-2 con Ronaldo y Benzema arriba. El delantero francés, que llevaba unos minutos desconectado del partido, acabaría dejando su sitio a Morata cuando quedaban 15 minutos por disputarse. El canterano volvió a aprovechar los pocos minutos de los que dispone y a hacer valer su título de revulsivo, con un gol que acabaría dándole al Real Madrid la victoria y el liderato en solitario. Todo ello, el día de su 24º cumpleaños. Mucho por lo que celebrar.