El Real Madrid empata contra el Villarreal en el Bernabéu

El conjunto blanco, esta vez, no pudo darle la vuelta al marcador y empata 1-1 contra el submarino amarillo en el Bernabéu.

22 de septiembre de 2016

El Real Madrid no pudo pasar de un empate (1-1) con el Villarreal tras un encuentro con muy poco fútbol para el disfrute de la afición del Santiago Bernabéu. Los goles fueron obra de Bruno Soriano tras un penalti de Sergio Ramos, cometido por mano dentro del área, y del propio defensa sevillano después de cabecear un córner lanzado por James.

Los primeros 45 minutos de los blancos fueron discretos. Zinedine Zidane dejó fuera a hombres como Modric o Casemiro, y el equipo notó en exceso los cambios. Como tan bien notó la falta de ritmo de Ronaldo y Benzema. Los dos delanteros madridistas necesitan minutos para coger ritmo de competición, la pretemporada hace ya tiempo que terminó, y el equipo acabó pagándolo.

No ocurría nada en el campo durante la primera parte, hasta la lesión de Marcelo a cinco minutos para el final. El brasileño se tuvo que retirar del campo. Su sustituto, Carvajal, no estaba listo para entrar y termino por esperar en la banda hasta que se detuviera el juego. Unos minutos donde el Real Madrid jugó con 10 hombres. Sólo había tres defensas y el Villarreal lo aprovechó para irse arriba. Fue entonces cuando apareció el protagonista de la noche: Sergio Ramos.

Se habían cumplido los 45 minutos de la primera parte cuando Manu Trigueros se encontró un balón en la frontal del área y tiró a puerta. Ramos saltó con el brazo extendido, y el balón le golpeó. El de Camas se llevó las manos a la cara, pero el árbitro no picó como en el partido contra el Espanyol: Penalti. Bruno Soriano fue el encargado de ejecutarlo, y de qué manera. Tiro a lo Panenka y golazo. El Villarreal se adelantaba en el Bernabéu y el Real Madrid tendría la segunda parte para buscar otra remontada.

Apenas habían transcurrido tres minutos del inicio de la segunda parte cuando apareció de nuevo Sergio Ramos. El '4' madridista enmendó su error en el gol del Villarreal con el tanto del empate. James sacó el córner y Sergio cabeceó a puerta en el segundo palo. Uno a uno, y la remontada parecía posible. La segunda parte era otra cosa. Kroos intercambió su posición con Kovacic. El alemán jugó más adelantado, el fútbol pasaba por sus botas en la zona decisiva del terreno de juego, y el Real Madrid lo notó.

Con la entrada de Lucas Vázquez por Bale, y después la de Morata por Benzema, llegaron las mejores ocasiones de los madridistas. El Villarreal defendía con los once en su área y Real Madrid tiraba de épica para firmar otra remontada. Sin embargo, el arreón final no valió esta vez. Los aficionados blancos no pudieron ver como se le daba la vuelta al marcador como en otras ocasiones y el encuentro terminó en empate a uno.