El Alavés asalta el Camp Nou

El conjunto vasco venció 1-2 al FC Barcelona en su casa y confirma su condición de Matagigantes de la Liga.

11 de septiembre de 2016

El FC Barcelona se vio sorprendido en su casa por el Deportivo Alavés y pierde la oportunidad de ponerse líder de La Liga Santander. Los de Mauricio Pellegrino se impusieron 1-2 en el Camp Nou gracias a su buena colocación sobre el terreno de juego, a su solidez defensiva y a los goles de Deyverson e Ibai Gómez. Con esta victoria, el Alavés suma 4 puntos tras sus visitas a Camp Nou y Calderón y se convierte en todo un matagigantes de nuestra Liga.

Luis Enrique rotó, tras jornada de selecciones y con la vista en el partido de Champions del martes. El técnico asturiano dio entrada de inicio al debutante Paco Alcácer, a Digné, a Aleix Vidal o a Mathieu entre otros, y dejó en el banquillo a pesados pesado como Messi, Luis Suárez o Andrés Iniesta. Sin embargo, ni con la salida en el segundo tiempo de estos tres jugadores consiguieron los azulgrana remontar el encuentro.

El Barcelona tuvo el peso del juego durante todo el partido, pero no conseguía terminar en jugadas de gol. Mientras que el Alavés salió bien replegado atrás con una defensa de cinco y con la intención de atacar siempre a la contra. Así llegó el primer gol del encuentro por parte de Deyverson. Buen centro desde la derecha del ex azulgrana, Kiko Femenía, y el brasileño que se adelantaba a Mascherano para marcar el 0-1 poco antes del descanso. El Camp Nou se quedaba mudo.

Tras la reanudación, el Barça reaccionó rápido con el gol del empate de Mathieu. Apenas había transcurrido un minuto del comienzo de la segunda parte cuando el francés cabeceó a la red un córner sacado por Neymar. Tras el empate, los azulgrana dispusieron de claras ocasiones de gol erradas, y cuando parecía que el segundo gol del Barcelona estaba más cerca, se volvió a adelantar el equipo visitante.

Al igual que en la primera parte, el Alavés se adelantaría de nuevo en el marcador gracias al tanto de Ibai Gómez. El ex del Athletic se deshizo de Aleix Vidal y de Mascherano con la ayuda de algún rebote y la poca decisión de la defensa culé, se vio solo ante Cillesen y le batió con un tiro colocado al palo largo.

Con media hora para intentar darle la vuelta al encuentro, Luis Enrique tiró de Messi, Luis Suárez e Iniesta, pero ni con esas supo el Barcelona romper el muro defensivo creado por Pellegrino. El conjunto culé dispuso de alguna ocasión clara, pero el balón no quería entrar. Se cumplió en tiempo añadido y el resultado permaneció igual, 1-2, y la cara de sorpresa en los aficionados culés tras el pitido al final del encuentro.