Final de la Liga: Los señalados para irse del Barça se conjuran para ganar el título

No hubo mejores futbolistas culés sobre el césped del estadio Martínez Valero el pasado domingo que tres de los jugadores señalados por casi todo el mundo para irse este verano del Barcelona: Dani Alves, Cesc Fábregas y Alexis Sánchez jugaron un partido muy completo. Su reacción a los rumores podría continuar el próximo fin de semana cuando su equipo podría convertirse en campeón de Liga  

Qué.es 13 de mayo de 2014

Fueron los mejores el pasado domingo cuando el equipo se jugaba las habichuelas en Elche. Y parece que verse en el ojo del huracán les ha servido de revulsivo. El caso más llamativo es el Cesc Fábregas, que durante los últimos partidos del Barcelona se ha mostrado muy activo y acertado, siendo el jugador más entonado en el triste final de campaña culé.

No es una excepción, Dani Alves y Alexis Sánchez dieron razones el domingo para volver a creer en ellos. El defensa brasileño volvió a mostrar una cara amable en defensa a la vez que se incorporaba a una línea de ataque en la que Cesc y Alexis ganaron protagonismo sin encontrar premio de cara a gol.

Es verdad que el partido en tierras ilicitanas no se saldó con victoria, pero tanto Tata Martino, entrenador azulgrana, como los propios jugadores quedaron satisfechos con el despliegue ofrecido por el equipo culé en el choque contra el Elche. Por primera vez después de ocho partidos consiguieron mantener su portería a cero.

Dani Alves fue cuestionado por el público culé en algunas fases de esta temporada, pero en Elche realizó un despliegue físico espectacular que se tradujo en cinco intercepciones, un despeje y una entrada al corte acertada además de un fuera de juego tirado de forma correcta. Esa actuación le puede servir para convencer in extremis a la afición azulgrana.

El caso de Alexis tiene también mérito. El chileno fue protagonista absoluto y el juego del equipo azulgrana se volcó por su banda:  tiró dos regates, dos disparos, generó dos oportunidades claras y generó peligro sobre la portería de un Manu Herrera que, eso sí, estuvo espléndido evitando toda intentona culé. Su nombre ha sonado también para abandonar el Barça ganando enteros la Juventus como su posible destino.