El Barcelona vuelve a la Liga con Zubi y Leo Messi distanciados por la salida de Pinto y Martino

Es curioso. Casi nadie en can Barça estaba pensando ya en la Liga. Casi todos tenían puesta la cabeza en la salida de Martino, anunciada indirectamente por Zubizarreta, y en la renovación de Leo Messi, que al parecer podría haber opinado sobre asuntos que, en realidad, no le competen. Pero el equipo vuelve a la Liga navegando sobre aguas turbulentas

Qué.es 8 de mayo de 2014

Cuentan algunos medios que la situación en el club culé no es la idónea para afrontar con garantías la lucha por la Liga BBVA en los dos partidos decisivos que le restan al campeonato. Y es que nadie tenía la cabeza puesta ya en el título, aunque el Real Madrid le ha devuelto directamente a una pelea que suena por Barcelona a cuestión extemporánea. Los culés planifican a la vez al renovación y planificación de su primera plantilla y el nuevo contrato de Leo Messi, dos cuestiones peliagudas que habrían provocado, según cuenta ElCondidencial, que Leo Messi retira el saludo a Zubizarreta tras anunciar a Pinto que no renovará con el club.

Asegura el diario digital que la situación en 'can Barça' está más tensa que nunca. El conjunto azulgrana se enfrenta a los problemas derivados del contrato Neymar, los marrones que ha dejado en su despacho el expresidente Sandro Rosell, la sanción por las irregularidades en jugadores menores de edad, u otras más recientes como el ataque de Tello a Martino y la reunión de Zubizarreta con Luis Enrique. Noserían las únicas: Messi querría que su mejor amigo en el vestuario, Pinto, siguiera a su lado en Barcelona, mientras que Zubi, que este año sí parece que diseñará activamente el equipo de cara a la temporada 2014/15, cree que ha llegado el final para el portero gaditano

En anteriores ocasiones, la intermediación de Messi ha provocado que el Barça ampliara el vínculo contractual con Pinto, pero esta vez no ha sido así. El argentino habría dejado claro ya que no confía para nada en 'Zubi': Le ha retirado el saludo y Messi no ha vuelto a dirigirle la palabra, tal y como informa El País. Desde entonces, la relación entre ambos es más tensa que nunca .

Y es que el Barcelona ha girado en los últimos años al ritmo de Messi. Los ruegos y peticiones del argentino se han convertido en obligaciones para el club con el objetivo de no enfadar a su gran estrella. ¿Serán tranquilas las semanas que quedan hasta el final de la temporada oficial?