El Barça elige a Luis Enrique con Martino en el banquillo. ¿Otro error de Zubizarreta?

Hay quien dice que se trata de otro error de Andoni Zubizarreta, el director técnico del Barcelona, lo que está claro es que a estas alturas no debía conocerse ya quien sustituirá con casi toda probabilidad a Tata Martino en el vestuario del club. Será Luis Enrique, actual técnico del Celta de Vigo, quien tenga que 'lidiar' con la patata caliente de la presunta revolución que se prepara en la casa culé

Qué.es 6 de mayo de 2014

Ayer se conoció y ya resulta un asunto capital en Barcelona. Andoni Zubizarreta se reunió con Luis Enrique para tratar el fichaje del actual entrenador del Celta como nuevo técnico del Barcelona. ¿Problemas? El club azulgrana todavía está dirigido por el Tata Martino, que tiene un año más de contrato, y que todavía tiene al equipo inmerso en la lucha por la Liga. ¿Conclusión? El momento, las formas y el lugar de este encuentro no hayan sido los más adecuados.

Y es que se supone que en esa comida se abordarían las posibilidades de que 'Lucho' como se le conoce al técnico y ex futbolista de Sporting de Gijón, Real Madrid y Barcelona, se haga cargo del vestuario culé a partir del 30 de junio. También de las necesidades que plantea a nivel profesional, y las altas y las bajas que deben acometerse en la plantilla. A última hora de la mañana de este lunes, el canal televisivo 'Cuatro' informó de este encuentro en casa del actual entrenador del Celta, junto a los ayudantes del director deportivo, Albert Valentín y Narcís Julià. 

Con al información calentita, ¿En qué estarán pensando los jugadores blaugranas, en luchar aún por la LIga o en asegurar su futuro ante la llegada de un nuevo técnico? Y es que puede que e algún caso, lo uno no sea lo mismo que lo otro. El Barça, inmerso aún en la lucha por la Liga tras la derrota del Atlético ante el Levante y el empate del Real Madrid ante el Valencia, todavía tiene entrenador con contrato en vigor. Y a falta de dos jornadas liguera para la conclusión de la temporada, tal vez una reunión que debió haber sido secreta y acabó siendo noticia en todo el mundo, podría haber sido de una forma más discreta.

El director deportivo aprovechó las habituales libranzas que Luis Enrique concede a sus jugadores tras los partidos, de uno o dos días, para llevar a cabo esta reunión. El técnico, tras el partido que su Celta ganó a Osasuna el sábado viajó a Barcelona a pasar unos días junto a su familia, que allí reside de forma permanente

Zubizarreta, que ha llegado a reconocer sus errores al no fichar los refuerzos necesarios en las últimas dos temporadas e incluso haber fallado en la planificación deportiva del primer equipo, ya confirmó desde hace un par de semanas que el equipo necesitaba nuevas incorporaciones y que tras acabar esta temporada, pondrían en marcha el futuro del club.

Por último hay un problema mayor... Con el equipo vigués ya salvado, los rumores sobre un extra de motivación para ganar o empatar contra los blancos y hacer que el Barcelona llegue con opciones matemáticas de ser campeón al último partido en el Camp Nou contra el Atlético de Madrid serán inevitables. ¿O no?