El proyecto de Arsene Wenger en el Arsenal vuelve a hacer aguas

La última derrota sufrida por el Arsenal en la Premier League ante el Chelsea por 6-0 ha resultado muy difícil de digerir para los aficionados Gunners, que empiezan a dudar de la capacidad de Arsène Wenger para llevar a su equipo hacia el triunfo

MediosDeportivos.com/Qué.es 25 de marzo de 2014

El Arsenal, que parecía destinado a optar por todos los títulos esta campaña, parece estar acusando el miedo escénico y tras haber caído ante el Bayern de Múnich en los octavos de final de la Champions League, también ha visto como se complican sus opciones de pelear por el título de la Premier después de caer de una manera tan abultada frente al equipo de José Mourinho.

Como ya advirtió José Mourinho hace algunas semanas, en un claro ataque al técnico galo, "Wenger es un especialista en fracasos", así lo definió el portugués después de valorar que en los últimos 8 años no había conseguido levantar ningún título. Precisamente el pasado sábado, el técnico francés cumplía 1000 partidos a los mandos del Arsenal, pero la celebración no pudo resultar peor.

Lo cierto es que la misma opinión que tiene el entrenador del Chelsea, empieza a sobrevolar por encima de los aficionados Gunners, que empiezan a cansarse de que su equipo, considerado uno de los grandes de Europa, lleve más de 8 años sin ganar un trofeo importante.

Wenger llegó al Arsenal en 1996 y desde entonces encadenó una serie de triunfos y buenos resultados que le llevaron a conseguir 3 Premier League, 4 FA Cups y 4 Community Shield, pero desde 2005 comenzó la gran sequía, una mala racha que se extiende hasta la presente temporada.

Por todo esto, la continuidad de Wenger en el banquillo del Arsenal está siendo cuestionada, sobre todo sabiendo que su actual contrato expira el próximo 30 de junio. Aunque la intención de la directiva de los Gunners es la de proceder a su renovación, pese al nefasto bagaje de títulos, todavía habrá que esperar a saber si el conjunto londinense es capaz de derrotar en las semifinales de la FA Cup al Wigan, vigente campeón, ya que está sería la última oportunidad del técnico de salvar la temporada, siempre que consiga hacerse con el título.