Cuartos de Champions League: La bomba de un Barcelona-Atlético pone los nervios de punta

Se enfrentan dos de los mejores equipos de Europa con la mala suerte que uno de los dos se quedará fuera de las semifinales. Atlético de Madrid y Barcelona. Una de las sensaciones del fútbol continental y probablemente el equipo más en forma del continente junto al Bayern y el Real Madrid contra el equipo que ha dominado el escenario en el último lustro. ¿Favoritos? No los hay

Qué.es 21 de marzo de 2014

La ida de la eliminatoria se disputará en el Camp Nou, mientras que la vuelta será en el Vicente Calderón. Ambos equipos se han enfrentado ya en la Supercopa -ganó el Barça por el valor doble de los goles- y en la Liga, donde empataron sin goles en campo rojiblanco. Los precedentes aclaran poco.

Los de Simeone están cuajando una campaña espectacular, peleando con Madrid y Barça y en cuartos de final de la Champions desde la temporada 1996/1997, cuando caían ante el Ajax. Tienen a Diego Costa como cuarto máximo cañonero del torneo y es uno de los ocho equipos que están en cuartos que encaja menos goles jugando como local, y que menos goles le hacen, sólo cuatro, junto a Chelsea y Manchester United. Es un equipo que compite y, además, compite mejor cuanto más enjundia tiene el rival que encuentra frente a él. Por eso esta histórica eliminatoria de Champions League frente al Barcelona se presenta más igualada de lo que podría esperar cualquiera hace tan dolo un año. 

Los de Martino sigue en pie en todas las competiciones, o sea, que aún pueden ganar el 'triplete'. Aún así, desde la llegada de Martino el equipo se encuentra en la posición perpetua de sospechoso. Ni la llegada de Neymar, que aún no ha roto como crack, ni la recuperación del mejor Iniesta parecen rehabilitar a un equipo que pretende sobreponerse a su propia leyenda. Tendrán un problema si pierden con el Madrid el Clásico de este fin de semana, y mucho más si lo hacen de mala manera. 

Estos dos equipos, de tanto jugar juntos, se saben demasiado bien la lección y es complicado encontrar fórmulas para sorprender, sobre todo teniendo en cuenta la importancia de los pequeños detalles en este tipo de encuentros