Champions League: Simeone y Tata Martino quieren ser el quinto argentino en una final

Tata Martino y Diego Pablo Simeone están decididos a hacer historia en esta edición de la Liga de Campeones. Uno ya ha clasificado a su equipo, el Atlético de Madrid, para cuartos de final. El otro va en el mismo camino con el Barcelona. Ambos tienen en el punto de mira la final de la Champions League que este año se disputará en Lisboa el 24 de mayo

Leer más en MediosDeportivos.com

MediosDeportivos.com/Qué.es 12 de marzo de 2014

De lograrlo, se convertirían en el quinto entrenador argentino que disputa una final de la Copa de Europa. Hasta el momento, cuatro entrenadores nacidos en Argentina dirigieron a un equipo en una final de la Copa de Europa. El último que lo consiguió fue Héctor Cúper en el año 2001.

Luis Carniglia fue el primero. En 1958 jugó y ganó la final de la Copa de Europa con el Real Madrid en Bruselas. Nacido en la localidad bonaerense de Olivos, Carniglia desarrolló una extensa carrera futbolística en su país, posteriormente en Francia y España, donde tomó las riendas del Real Madrid. Bajo su mando el equipo blanco continuó su estela de triunfos en la máxima competición europea, éxitos que vivirían su punto culminante en la final que ganó ante el Milan.

Helenio Herrera recogería el testigo. El argentino marcó época en el Inter de Milán, alcanzando tres finales de la Copa de Europa y ganando dos de ellas. La primera llegó en 1964. El triunfo volvería a repetirse un año más tarde, cuando el Inter logró un histórico triunfo ante su público, ya que la final se disputó en el estadio de San Siro. El mítico técnico
llegaría a otra final, pero la perdió frente al Celtic de Glasgow.

El Atlético de Madrid también tuvo un entrenador argentino en el banquillo cuando jugó la final de la Copa de Europa de 1974. La mano del técnico argentino Juan Carlos Lorenzo fue clave para superar la semifinal europea, donde superó al Celtic de Glasgow, pero fue derrotado por el Bayern Munich.

Hubo que esperar hasta el año 2000 para que otro entrenador nacido en América pudiera estar al frente de un aspirante a ganar la Copa de Europa, reconvertida en Champions League. Fue Héctor Cúper, y lo hizo en dos ocasiones (1999-2000 y 2000-01). No ganó ninguna de las dos, pero a día de hoy sigue siendo el último técnico sudamericano que ha llegado tan lejos.