Champions League: El Borussia Dortmund sentencia su pase a cuartos en Rusia (2-4) ante el Zenit

El Borussia Dortmund colocó pie y medio en los cuartos de final de la Liga de Campeones después de golear al Zenit en San Petersburgo (2-4) en un encuentro que dejaron muy encarrilado los visitantes a los cinco minutos y en el que demostraron contundencia en el cuerpo a cuerpo en el que se convirtió el partido en la segunda mitad.

Europa Press 25 de febrero de 2014

Todos los planes que tuviera Luciano Spaletti para tratar de eliminar al subcampeón de Europa se le fueron al traste en los primeros cinco minutos de partido. Primero Mkhitaryan y luego Marco Reus pusieron a los alemanes con una plácida ventaja. Especialmente reseñable fue el tanto de Reus, que culminó con un gran remate una gran triangulación entre Mkhitaryan, Grosskreutz y él mismo.

Ese golpe fue un 'directo' a la cara del Zenit. Los rusos son un equipo que cuentan con una nómina de grandes futbolistas pero que siguen sin cosechar buenos resultados en Europa. Los dos goles del equipo alemán les dejaron aturdidos durante buena parte del partido y cuando quisieron levantarse para pelear cuerpo a cuerpo, fue aún peor para ellos.

En 14 minutos, los que van desde el 57 hasta el 71, el estadio Petrovski vio cuatro goles. El problema es que el reparto fue equitativo y los goles alternos. Si algo demostró el Borussia Dortmund de Jurgen Klopp la pasada temporada es que es un equipo letal a campo abierto. Pues eso es lo que propuso el Zenit.

El esquema se repitió dos veces: el conjunto de la antigua Leningrado recortaba distancias y el Dortmund las ampliaba. Shatov -tras fuera de juego en el arranque de la jugada- y Hulk -de penalti inexistente, eso sí, ejecutado a la perfección- fueron los autores de los tantos rusos; mientras que Robert Lewandowski -que suma 6 tantos en la 'Champions'- hizo el tercero y el cuarto de los teutones.

La consecuencia de ese asalto de quince minutos con la guardia descuidada fue peor para los locales, ya que si un 0-2 es muy negativo, un 2-4 entierra prácticamente toda opción de milagro dentro de tres semanas en el Signal Iduna Park de Dortmund.

De esta manera, salvo milagro ruso en la vuelta, el equipo de Klopp se convirtió en la tarde del martes en el quinto equipo visitante en los cinco partidos de octavos disputados hasta ese momento en dejar prácticamente cerrada su estancia en la antepenúltima ronda de la competición.