Champions League: Pellegrini se queja del árbitro pero plantó un partido defensivo

El Manchester City está cerca de caer eliminado en octavos de la Champions League a manos del Barcelona y el técnico que siempre se muestra educado y tranquilo parece haber perdido los papeles. Manuel Pellegrini culpó al colegiado de la derrota: "Hubo un árbitro que decidió el partido a su gusto, no hubo imparcialidad", dijo sobre la acción del penalti pitado a Demichelis por derribar a Messi. No dijo nada de su planteamiento, el más defensivo del año en el Etihad Stadium

Qué.es 19 de febrero de 2014

En el caso del penalti, parece que Pellegrini tiene razón. Leo Messi está aún fuera del área del Manchester City cuando se produce el evidente contacto con su compatriota Martín Demichelis. Sus quejas tienen base. Otra cosa es quçe hubiera pasado si su equipo, con el potencial que atesora, hubiera salido a jugar con otro planteamiento. Manuel Pellegrini sorprendió a propios y extraños con un planteamiento muy conservador, en el que cedía, por completo, la iniciativa de juego y de la posesión al club azulgrana. Jugadores carácter ofensivo como Navas y Silva sufrieron con un planteamiento que no evitó la derrota citizen.

¿Por qué? Es difícil de explicar teniendo en cuenta que horas antes del choque, el preparador chileño advertía que saldrían a jugar con la misma mentalidad ganadora que en el torneo doméstico, inmerso en las últimas semanas en mediáticos cruces de declaraciones con algunos entrenadores de la Premier League.

Manuel Pellegrini cedía totalmente la iniciativa de juego y la posesión al Barcelona con un planteamiento que no se le había visto al Manchester City en ningún otro encuentro de la temporada. Contrario a sus ideas, el conjunto celeste formó de inicio con dos líneas de cuatro y cinco futbolistas respectivamente, que se centraron exclusivamente en defender, tapar espacios y multiplicar las ayudas. Así, jugadores como Silva o Navas, de naturaleza claramente ofensiva, fueron víctimas del conservador planteamiento del técnico chileno, ya que el extremo de Los Palacios actuó casi como un lateral más, defendiendo la banda formada por Jordi Alba e Iniesta.

Otro de los grandes damnificados de este planteamiento fue Álvaro Negredo, quien fue una isla entre un océano de futbolistas azulgranas. Pese a su complicada tarea, el delantero internacional español puso en jaque a los zagueros del Barça debido a su potencia, su juego aéreo y su constante movilidad.

La táctica le salió bien a Manuel Pellegrini en la primera parte ya que, a pesar de conceder algunas ocasiones claras al rival, mantenía controlado a los hombres clave del equipo azulgrana. Sin embargo, en la segunda parte, la jugada clave del partido con el penalti y la expulsión de Demichelis echó por tierra los planes de los citizens y condujo al City a la derrota ante el Barça, en un encuentro marcado por la renuncia de Pellegrini a su estilo.

Y DE AHÍ LAS QUEJAS

Pellegrini culpó al colegiado de la derrota. "Hubo un árbitro que decidió el partido a su gusto, no hubo imparcialidad", dijo sobre la acción del penalti pitado a Demichelis por derribar a Messi.

"En la misma jugada el árbitro no cobra falta a Navas y luego cobra un penal que es fuera", aseguró el técnico chileno. A su juicio, el Barça le superó sin hacer ninguna ocasión.

"A pesar de quedar con diez, el equipo tuvo coraje y personalidad para tratar de empatar", dijo Pellegrini. Luego insistió con el colegiado: "No tuvo ningún control sobre el partido. Fue una mala decisión poner un árbitro sueco en un partido tan importante".