El Atlético de Madrid no puede con la presión o se va quedando sin gasolina

El Atlético de Madrid ha bajado considerablemente su rendimiento justo cuando empieza el tramo decisivo de la temporada. Eliminado sin ningún tipo de problema por el Real Madrid en las semifinales de Copa y perdiendo su último partido de Liga ante un rival más débil, el Almería, las dudas vuelven al Manzanares cuando parecía que el equipo era invencible

Qué.es 12 de febrero de 2014

Desde el inicio de la campaña, el conjunto entrenado por Diego Pablo Simeone ha demostrado ser un conjunto intratable en todas las competiciones, pero una vez que ha llegado a lo más alto de la clasificación en la Liga BBVA, parece estar padeciendo el denominado mal de altura. La presión de tener que pelear con Madrid y Barcelona por el título, además de disputar la fase final de la Champions League está pasando factura a un equipo que hasta la semana pasada no generaba ninguna duda.

Con un parcial de 5-0 favorable al Real Madrid en la semifinal de Copa, el Atlético dice adiós al primer título de la temporada y lo que es peor, en tres semanas volverá a jugarse sus opciones frente al mismo rival con otro título en juego, la Liga.

Lo que antes era un juego directo e incansable, ha dado paso a imprecisiones y falta de intensidad, eso sin contar con la falta de acierto de cara al gol que presenta Diego Costa, referente ofensivo del club del Manzanares durante la presente temporada. El hispano brasileño fue el primero en dar muestras de cansancio y comenzó 2014 sin apenas perforar la portería del contrario, factor determinante para los intereses del Atlético.

Veremos si en los próximos días hablamos de una simple pájara en la subida a la cima, o si estamos ante el inicio de una dura y lenta caída. El primer rival a batir será el Valladolid en el Calderón, pero inmediatamente después comienza lo más duro, el Milán en la Champions League.