El Atlético confirma su solidez en el campo de Vallecas y antes el Rayo

Otra prueba de solidez del Atlético de Madrid. Los rojiblancos vivieron una tarde plácida en el Estadio de Vallecas con una victoria (2-4) ante el Rayo en la vigésima primera jornada de la Liga BBVA, un triunfo con el que los de Diego Pablo Simeone vuelven a alzarse a lo alto de la tabla mientras que los locales siguen complicándose la salvación.

Qué.es 27 de enero de 2014

La ausencia de solidez en la defensa de los de Paco Jémez fue explotada por un Atlético deseoso de volver a ganar en Liga, después de dos empates seguidos, y con el aliciente de volver a situarse primero -a falta de lo que haga el Barça después- tras la victoria del Real Madrid ante el Granada. Los del 'Cholo' dejaron atrás a los blancos con un serio partido.

Pese al bonito ambiente de derbi, la fiesta pronto tornó en pesadilla, ya que a los ocho minutos Villa hacía el primero en un grave error defensivo de los rayistas. El 'Guaje' presionó a Baena, quien de espaldas no le vio venir, y la historia de muchas derrotas de los de Jémez comenzaba a repetirse. El gafe también aparecía, ya que Courtois detuvo un penalti a Viera tres minutos después. El Atleti, a gusto, casi esperaba el error, mientras que el Rayo no encontraba sitio entre la buena colocación visitante.

Los de Vallecas tenían el balón y el Atleti salía con peligro. Así llegó el segundo de la tarde, obra de Arda Turán, quien junto a Costa y un Sosa que estrenaba titularidad, llegaron casi solos a la portería rival. Los de Jémez comenzaron a diluirse cual azucarillo, pero la relajación también se apoderó de los rojiblancos, despistados además por una posible lesión de Costa. Viera parecía meter en el partido al Rayo, pero de nuevo los de Jémez se 'disparaban en el pie', permitiendo otro gol atlético de Turan antes del descanso (1-3).

El Atleti saltó con la clara intención de controlar el partido, después además de un final de primera parte algo errático. Sin embargo, con ir a medio gas le fue suficiente para batir a un Rayo con fe pero sin profundidad y sobre todo solidez atrás.

Un tanto de Saúl en propia puerta, que en un principio pareció el fin de la sequía de Diego Costa, siguió lastrando a un Rayo que aun así no perdió la cara al partido, y murió con un tanto de Larrivey. A medio gas, los del 'Cholo' salieron victoriosos para volver a la senda de la victoria. Los colchoneros lamentaron la lesión del joven Óliver que sufrió una luxación en el hombro, pero celebraron un buen resultado en medio de la pelea con el Athletic en Copa.