Sandro Rosell dimite como presidente del Barça por el escándalo del fichaje de Neymar

Tras cuatro años de mandato, Sandro Rosell deja el Fútbol Club Barcelona. Después de un ciclo mucho menos exitoso que el que tuvo su precedesor Joan Laporta, el ya ex presidente del Barça ha cedido a la presión social que ha cargado contra su persona por la polémica creada en torno al fichaje de Neymar.

Qué.es 23 de enero de 2014

Sandro Rosell ya no es presidente del Fútbol Club Barcelona. El hasta ahora dirigente del club blaugrana ha anunciado en rueda de prensa- tras la Junta Directiva extraordinaria que se había programado para esta tarde- que la dimisión se produce debido al caso Neymar, después de que el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, aceptará el pasado miércoles a trámite la querella de un socio blaugrana contra el máximo mandatario por una presunta apropiación indebida en la que trataba de no perjudicar la imagen del club.

Rosell, en una breve comparecencia ante los medios, ha señalado que se marcha porque no está dispuesto a que "se manche" la gran imagen que ha hecho la Junta Directiva en los últimos cuatro años. Además, ha lanzado un dardo envenenado hacia el Real Madrid, al que ha acusado de "envidia" por el fichaje del 'caso Neymar". El ex presidente del Barça, además, ha aclarado que ha recibido amenazas a su persona y a su familia y que rechaza que haya cualquier tipo de apropiación indebida en el fichaje de Neymar.

En la Junta Directiva- además de la reunión previa que ha mantenido Rosell con ellos esta misma mañana- se ha barajado que la opción tomada era una de la vías de salida a este largo proceso, ya que todo hace indicar a que el fichaje del brasileño Neymar acabará en juicio, algo que quieren evitar todos en el club ya que dañaría aún más la maltrecha imagen de la entidad culé.

Rosell se ha visto obligado a abandonar por las presiones que han surgido tras este traspaso. Según el ex presidente culé, el fichaje de Neymar costó 57 millones de euros y no los casi 100 de los que hablan los medios de comunicación. De ahí llega la demanda del socio del Barça, Jordi Cases, que denunció al presidente de desviar 40 millones de euros. 

El contrato que defiende Rosell habla de que el Barcelona pagó 7,9 millones de euros por los derechos de tres jugadores juveniles del Santos así como las cláusulas paralelas que hablan de un pago de 9 millones a cambio de que el club blaugrana disputara dos amistosos contra el club brasileño. Además, también se destinó dinero del contrato a una supuesta labor de captación de "contratos de publicidad" de empresas de Brasil y otros 2,5 millones de euros dedicados en exclusiva a ayudar a las favelas de Sao Paulo. 

Josep Bartomeu, hasta ahora actual vicepresidente del Barça, será el que tome el mando del club a partir de estos momentos y hasta 2016, fecha en la que termina su mandato.