Illarramendi y Di María se encargan de la victoria del Real Madrid

El equipo blanco de Ancelotti ganó ayer al Olímpic de Xàtiva con un gol de Illarramendi y otro de Di María de penalti. Con esta victoria en el partido de vuelta, el Real Madrid se asegura una plaza ante el Osasuna en el próximo encuentro de la Copa del Rey.

EP 19 de diciembre de 2013

El Real Madrid superó los deiceiseisavos de final de la Copa del Rey tras imponerse (2-0) al Olímpic de Xàtiva, de la Segunda División B, gracias a los goles de Illarramendi y Di María, éste último de penalti, que permiten a los de Ancelotti citarse con Osasuna en la siguiente ronda.

Más de 10 minutos tardó el equipo de Carlo Ancelotti en perforar la portería del cuadro valenciano. La falta de puntería en el partido de ida permitió al Olímpic llegar con vida a la capital de España, pero en apenas cuarto de hora los blancos encontraron el camino del gol, curiosamente en botas de Asier Illarramendi.

El de Mutriku, que se estrenó como goleador con la camiseta blanca, aprovechó un excepcional servicio de Jesé para batir por alto a Francis. La sonrisa del vasco fue la del banquillo y la de la grada, que pronto vio cómo sus pupilos despejaban cualquier posibilidad de sorpresa y ponían tierra de por medio.

Llegó el momento de guardar el cuero sin gastar demasiada gasolina, algo que posibilitó el penalti de Alcázar, que despejó con la mano un disparo de Morata. El lanzamiento del 'fideo', que entró llorando, colocó el 2-0 y esfumó las opciones del equipo de Toni Alcázar, que ni siquiera llegó a inquietar a Casillas.

La idea inicial de los visitantes fue clara, terminar siempre las jugadas para no dar pie al contragolpe. La aparición de espacios fue algo que quiso evitar el conjunto de Xàtiva a toda costa y prueba de ello fueron dos disparos lejanos de Belda que terminaron sin consecuencias.

En la segunda parte, con Xabi Alonso, Benzema y Marcelo como refresco el Real Madrid aumentó la posesión, pero no encontró el camino para ampliar la renta. La salida de Isco, que volvió a ser uno de los mejores, limitó ofensivamente a los de Chamartín, que disfrutaron más de Jesé que de Morata, alfo desafortunado.

Sin fuegos artificiales, pero con mucha eficacia, el Real Madrid olvidó el tropezón en Pamplona y dio un paso al frente en la competición que a punto estuvo de ganar la pasada temporada. El Olímpic, que aguantó tres de las cuatro partes a los merengues, se vuelven a casa con las cabezas bien altas y conscientes de que su visita al Bernabéu ya no se la quita nadie.