El Barcelona de Messi y Martino no es igual que el de Tito: No juega igual en casa que fuera

El Barcelona de Pep Guardiola, primero y el Tito Vilanova, después tenía algunos rasgos distintivos irrenunciables. Uno de ellos era el de jugar siempre igual, bajo la misma premisa y con el mismo perfil de jugador para cada posición dentro del engranaje culé. ¿Eso lo ha mantenido Martino? Definitivamente no es así. Aunque a algunos no les guste. El preparador argentino si que concede importancia al factor campo

José J. Alonso/ Qué.es 22 de noviembre de 2013

¿Alguien notaba mucho cambio en la forma en que jugaba el Barcelona de Guardiola y Tito Vilanova dentro y fuera de casa? ¿Se notaban los cambios de futbolista más allá de que cada deportista es distinto? Con Guardiola y Tito, sobre todo éste último que rotaba muy poco el vestuario y que jugó todo una temporada con una base fija de jugadores que no superaba los 14, salvo accidente, los cambios en la alineación no introducían cambios en la forma de jugar. Así, si faltaba Iniesta, el jugador que salía al campo en su posición salía a hacer la misma misión que tenía encomendada el albaceteño, dentro de los posible.

¿Y esta temporada? Hay que partir de la premisa de que no puede jugar igual, dentro y fuera de casa, un equipo que cambia los perfiles de sus actores fundamentales del centro del campo. Vamos, que no es igual que juegue Alex Song al lado de Busquets a que lo haga Xavi. Pues bien, el camerunés, un jugador de perfil más defensivo que otros de la plantilla culé y al que se le supone mayor dinamismo y ocupación de espacios en defensa que a Xavi Hernández, por ejemplo, cuenta sus cinco apariciones en el once inicial del praparador en otras tantas visitas del Barça.

Y es que es innegable que lejos de la ciudad condal el equipo culé tiende a la protección y es cuando entran en el equipo, de inicio, determinados jugadores como el africano. A éste le acompañarían otros como Pedro Rodríguez, que ha sido titular siete veces fuera de casa y tan solo una en el Camp Nou o Cesc Fábregas, que jugó de inicio siete veces como visitante y sólo tres en casa.

En la línea defensiva también hay ejemplos, como el capitán Carles Puyol, que está inédito en el Camp Nou después de su lesión, o Bartra, que juega fuera mayoritariamente. Pero esos cambios pueden estar más debidos a lesiones que a otros factores.

Otra cosa son los números. El Barça marca más goles en casa que fuera, pero eso es hasta cierto punto normal. Pero si analizamos el comportamiento del equipo fuera, nos damos cuenta de que el equipo encaja más goles en el Camp Nou (5) que de visitante (3). Y eso ya no es tan normal. Los otros dos equipos que le compiten la Liga, Atlético y real Madrid, ofrecen comportamientos distintos: Los riojiblancos han encajado cuatro tantos en casa por cinco fuera, mientras que los merengues vieron su puerta perforada en el Bernabéu en ocho ocasiones por 9 como foráneo.