Champions League: El Barça viaja a Milán con la mirada puesta en el 'clásico' del sábado

El Fútbol Club Barcelona se enfrenta al Milán en San Siro con el objetivo de dejar prácticamente sentenciada su clasificación. Un partido que llega en un momento de dudas para los del Tata Martino que el pasado sábado no fueron capaces de ganar al Osasuna en el Reyno de Navarra en un choque sin muchas ocasiones.

EP/Qué.es 22 de octubre de 2013

Aunque todo el mundo está pensando en el clásico del sábado del Camp Nou, entre medias el Barça debe solventar el que en teoría se presume que sea el equipo más complicado de su grupo de Champions, el Milán. Además, viaja a San Siro en un campo del que no tienen muy buenos recuerdos los culés ya que cayeron en las últimas ocasiones que visitaron tanto al equipo rossonero como al Inter de Milán.

En el equipo de Allegri aún escuece lo sucedido la pasada temporada cuando el Barça dejó al Milán fuera de la Champions tras remontar en la Ciudad Condal el 2-0 que se llevaban de tierras italianas. A esas ganas de revancha, habrá que sumar la más que posible presencia de 'Super' Mario Balotelli en el once inicial.

Los del Tata llegan al partido con ganas de victoria, tras el pinchazo liguero de la pasada jornada en Pamplona. En este duelo Champions no podrá participar Jordi Alba- lesionado para un mes aproximadamente- pero sí que lo harán los dos estiletes blaugranas: Neymar y Leo Messi.

Este duelo llega con un ingrediente especial: el árbitro que pitará el encuentro será el alemán Felix Brych, que el pasado viernes concedió de forma errónea un gol al Bayer Leverkusen en el partido de Bundesliga ante el Hoffenheim, ya que el balón entró el lateral de la red. La jugada, escandalosa, ha tenido muchísima repercusión y se está investigando. Incluso la Federación Alemana de Fútbol ha pedido a la FIFA si se puede repetir el partido.

Un árbitro que no le viene muy bien que digamos al Barça ya que le ha pitado en tres partidos y en ninguno ha ganado: empate frente al Inter, derrota ante el Bayern de Guardiola este verano y el 1-0 de Stamford Bridge de la Champions de la temporada 2011/2012.