El Manchester United suspira por Cesc pero el Barça no negocia

A pesar del firme interés del Manchester United por fichar a Cesc Fàbregas, fuentes del Barcelona dejaron claro este viernes que el club azulgrana no piensa negociar por este centrocampista, con contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2016 y una cláusula de rescisión de 200 millones

COLPISA/Qué.es 19 de julio de 2013

Aunque en Inglaterra se consideraba más que factible el regreso a la Premier League de un jugador que rayó a un nivel extraordinario en el Arsenal, los dirigentes culés no se plantean desmantelar a una plantilla campeona.

El United sueña con hacerse con los servicios del futbolista catalán, de 26 años, y así lo anunció sin reservas en su página web. "David Moyes confirma que el Manchester United está en negociaciones para firmar al centrocampista del Barcelona Cesc Fàbregas", informa el club. "Espero tener más información entre este viernes y sábado de cómo va la operación", añadió el entrenador de los 'diablos rojos' en una rueda de prensa celebrada en Sidney (Australia), donde el célebre equipo británico realiza la pretemporada. Aunque las cifras no se han hecho públicas, se rumorea que la oferta asciende a 25 millones de libras, en torno a 29 millones de euros.

Moyes desea volver a ver a Cesc en una liga que el catalán ya jugó entre 2003 y 2011 bajo las órdenes de Arsène Wenger en el Arsenal. En el club londinense, Fàbregas mostró su mejor versión, lo que hizo que el Barcelona lo recuperase, previo pago de 40 millones, 34 fijos y seis variables por objetivos, en concepto de traspaso. Con los azulgrana, el centrocampista no ha podido mostrar su enorme potencia y no ha sido titular indiscutible ni con Pep Guardiola, ni con Tito Vilanova. Siempre expresó su deseo de seguir pero los silbidos recibidos desde un sector de la grada durante la pasada campaña le dejaron en una situación incómoda.

El United es uno de los mejores clubes del mundo y trata de convencer a Cesc sobre la conveniencia de retornar a un fútbol que le viene como anillo al dedo. Pero el Barça no se plantea poder perder a otro de sus 'puntales' de la plantilla. El primero que se marchó fue Villa, que en el último año quedó mermado por las lesiones. También hizo las maletas fue Thiago Alcántara, relevo natural de Xavi, para buscar protagonismo en el Bayern de Múnich de Pep Guardiola. Abidal, pieza clave en el lateral izquierdo, finalizó contrato y el club culé no quiso renovarle debido a la enfermedad que padecía.

A estas salidas hay que sumar las de los canteranos Muniesa, Fontàs, Deulofeu y Rafinha, estos dos últimos cedidos, futuras promesas que no tuvieron el protagonismo deseado y abandonaron el club en busca de minutos. Neymar se convierte en el fichaje estrella y único refuerzo hasta la fecha y la plantilla de Vilanova es cada vez más corta. Parece que los culés, a la espera de fichar un central, lo fían todo a la dupla letal que pueden formar el brasileño y Leo Messi.

Arsène Wenger, ex entrenador de Cesc en el Arsenal, descarta que el Cesc abandone el club donde se formó . «Cesc ha decidido seguir un año más en el Barcelona. Tenemos una cláusula en el contrato pero no es algo por lo que debamos estar atentos por ahora, porque me dijo que no se irá», afirmó en ?The Mirror?. El técnico francés fue más allá: «El Manchester pierde el tiempo. Es un viaje sin sentido».