Nace la primera liga de fútbol de Afganistán

La primera liga de fútbol de Afganistán arrancó esta semana jaleada por un público enfervorizado y con el objetivo de cimentar a través del deporte un sentimiento de unidad nacional en un país asolado por la guerra y con divisiones étnicas.

Kabul, EFE 21 de septiembre de 2012

El pasado día 18 las jóvenes promesas afganas empezaron a pisar el césped artificial de Maidan-e-Sabz (Campo Verde), las instalaciones junto al Estadio Nacional de Kabul en las que hasta mediados de octubre se disputará la Roshan Premier League.

Miles de personas habían solicitado participar en este torneo, pero finalmente solo unas decenas han conseguido hacer realidad su sueño tras ser reclutadas mediante un programa de televisión en el que se sometieron a pruebas mentales, físicas y tácticas.

El campeonato cuenta con ocho equipos que representan a las áreas geográficas afganas y reciben nombres de emblemáticas montañas, ríos y sitios históricos del país como la cordillera del Hindukush o Abasin, nombre en lengua pastún del río Indo.

"Los equipos son de distintas zonas, pero los jugadores están mezclados. Por ejemplo, puede haber en un mismo combinado un jugador de las provincias de Mazar-i-Sharif y Badakhshan (norte), Kandahar (sur) o Kabul", dijo a Efe Shafiq Gawhari, comisario de la liga.

En el partido inaugural, el equipo de la zona geográfica suroccidental Maiwand Atalan se enfrentó al Shayeen Asmayee, de la capital afgana, al que venció finalmente por 3 goles a 1.

Al día siguiente, los combinados Oqaban Hindukosh (centro) y el nororiental Mawjhai Amu empataron a dos tantos.

El evento, que se retransmite por dos canales televisivos, está organizado por el grupo empresarial MOBY y obtiene su presupuesto de 1,5 millones de dólares gracias al patrocinio de la compañía de telecomunicación Roshan y del Banco Internacional Afgano (AIB).

"El primer objetivo del campeonato es promover el fútbol en Afganistán, garantizar un programa de desarrollo sostenible de este deporte en el país", explicó Gawhari.

Según la fuente, el juego debería servir, además, para "fortalecer la unidad nacional" y "conducir a la gente hacia la paz y la estabilidad".

Las entradas cuestan unos 30 afganis (60 centavos de dólar) y el público parece haber captado el mensaje, pues los partidos inaugurales tuvieron un gran seguimiento, con unos espectadores que demostraron muchas ganas de animar.

Algunas personas intentaron incluso entrar al terreno de juego aunque la policía detuvo a la mayoría.

La primera temporada de la liga, que pretende dar apoyo a los jugadores por un plazo de diez años, terminará el 19 de octubre y la próxima comenzará ya en 2013.

"Mi deporte favorito es el fútbol y esta es la primera liga profesional de Afganistán. Personalmente me he divertido y parece que esta gente nunca hubiera vivido en un país asolado por la guerra", dijo a Efe el espectador Ghulam Nabi, de 61 años.

Nabi, que había cerrado antes de lo normal su tienda para asistir al campeonato, agregó que el torneo tiene un gran potencial para descubrir los talentos ocultos del país.

Hasta la caída del régimen talibán en 2001, el fútbol era el único deporte que se practicaba oficialmente en Afganistán, aunque los estadios también eran usados por los integristas para juicios públicos frente a decenas de miles de personas.

Pese a la miseria general y el estado de guerra permanente, los afganos urbanos dan sobradas muestras de su amor por este deporte, y en la capital es habitual ver señas identificativas de clubes de la liga española, como el Real Madrid y el Barcelona.