El Atlético gana al Athletic y se lleva la Europa League (3-0)

El Atlético de Madrid se llevó su segunda Europa League en tres años tras deshacerse en la final del Athletic de Bilbao. Un dolete portentoso de Falcao, y un gol postrero de Diego sentenciaron el partido con justicia para los de Simeone.

Así vivimos el partido en directo.  

Miguel Sesé / Qué.es 9 de mayo de 2012

El Atlético de Madrid jugó uno de los mejores partidos de la temporada en el momento preciso, al menos la primera media hora de la final de la Europa League. Bielsa tenía un miedo en la previa, no dar la talla como lo habían hecho hasta ahora, algo que sucedió en parte porque acusaron la presión, y por otro lado porque los de Simeone se habrían comido a casi cualquier equipo de Europa.

Con dos onces de gala, desde el primer minuto se supo quién había salido más enchufado. Mario y Gabi se pluriemplearon en el centro del campo, Diego se cansaba de tirar diagonales y Arda hasta tenía sangre fría para lanzarle 'caños' a sus adversarios. 

Enfrente, el Athletic intentó ajustarse al modelo de su entrenador, pero los nervios les traicionaron. Atrás fueron flanes, regalando balones y sin sacar la pelota con tranquilidad. Delante, el estilo fue más parecido al de Caparrós, buscar por abajo a Muniain para que hiciera diabluras y por arriba a Llorente para que la empujara. Poco fútbol para lo que nos tenían acostumbrados.

Sin embargo la diferencia la puso no un estilo, sino un delantero: Radamel Falcao. El colombiano, a quien los atléticos acusaban de no tener el carisma de Agüero, volvió a mostrarse como un delantero de talla Mundial, que sería titular sin duda en cualquier equipo del mundo. Suyos fueron los goles, el partido y la competición. Y vaya goles. 

El primero, similar al de la semifinal ante el Valencia, con pausa, control, regate y un zurdazo tremendo a la escuadra de Gorka. El segundo, tras un error de Amorebieta, con un control de espaldas en el área, un reverso digno de cualquier escuela de baile y una definición portentosa. Dos destellos que no fueron aislados en un partido muy completo en el que siempre fue la referencia.

Bielsa buscó revulsivos en el banquillo, pero el Athletic es un equipo que ha llegado a mayo con la reserva. Nada aportaron los suplentes y los minutos pasaron en la segunda parte lentos de tedio, y con pocas ocasiones para darle emoción a la final. Diego, a cinco de la conclusión, hizo el tercero y mandó el trofeo en dirección a Madrid, concretamente a la plaza de Neptuno. El Atlético, justo campeón en la final española.