Lewis Hamilton volvió a dejar en Spa (Bélgica) signos inequívocos de su dictadura actual en la Formula 1./Archivo