La defensa en zona y al zona-press en la que se refugió España en el último cuarto fue vital