Euroliga: Barcelona y Laboral Kutxa recuperan su mejor versión ganando fuera de casa a Partizán y Maccabi

El FC Barcelona ha vencido al Partizan Belgrado (64-82) en un partido que les permite seguir cerca del Fenerbahçe en la pugna por el liderato, con un Àlex Abrines letal y un Pullen que aprovechó su oportunidad. Por su parte, el Laboral Kutxa ha logrado este una importante victoria en Tel Aviv, donde el Maccabi Electra se mantenía imbatido esta temporada, por 65-70 en la sexta jornada de la fase de grupos de la Euroliga, un encuentro que permite a los vitorianos recobrar sus esperanzas de clasificación para el 'Top 16'.

Europa Press 22 de noviembre de 2013

El Barça de Xavi Pascual comienza a ser poco a poco el equipo que todos conocemos. Los de blaugranas hicieron un partido completo que llegaron a liderar por 20 puntos de diferencia, gracias a la primera parte de la mano de Abrines, máximo anotador blaugrana con 19 puntos, y Papanikolaou.

Fueron quizá los más destacados dentro de la colectividad que reinó en el bando blaugrana, que desde la defensa logró ganar, desde estar cerca los unos de los otros anuló la siempre mayor intensidad del Partizán en el Pionir y, con acierto en el triple, sentenció un partido clave en esta Fase Regular haciendo inútil, aunque quedará en las estadísticas, el tremendo partido de Bogdan Bogdanovic, con 24 puntos.

No obstante, poco a poco y sin duda alguna más en Euroliga, Pascual va dando con la tecla. La confianza en un grupo, si no se tiene, se busca y se trabaja, y así lo hace el técnico con los suyos. Si Pullen permaneció en pista pese a salir nervioso, sigue dando ánimos en forma de minutos a Nachbar, Dorsey y Lampe, junto al base norteamericano los nuevos menos integrados. Como un martillo pilón, al final cada pieza toma su forma ideal en sus rotaciones.

Sin duda, un triunfo importantísimo, además de cómodo. Aunque Partizán intentó meterse un poco en el duelo al final, con una tímida reacción, los blaugranas evitaron cualquier susto, apagaron toda chispa que pudiera volver a encender el feudo serbio, y se volverán a casa con la satisfacción que da el trabajo bien hecho y el despejar dudas que, en Liga Endesa, siguen asaltando sus pensamientos.

El Laboral Kutxa también dio la cara en una cancha de alta exigencia y ante el líder de su grupo, el conjunto de Sergio Scariolo fue capaz de sobreponerse a la ausencia por lesión de Andrés Nocioni, su jugador más determinante en este inicio de temporada, para conquistar una victoria que le deja 3-3, a una sola victoria del Maccabi Electra.

Desde el principio los vascos impusieron su ritmo defensivo y mostraron su deseo de buscar un triunfo que a priori parecía una quimera. David Jelinek emergió en la segunda parte para aportar su talento ofensivo, incluyendo la suspensión que cerraría la victoria a falta de 25 segundos para el final. Junto a él, Tibor Pleiss y Milko Bjelica se hicieron fuertes en la zona para mantener el peso de su equipo.

Únicamente Shawn James, una pesadilla continuando cada pick& roll, creaba dificultades a la defensa visitante, que tras la reanudación solo recibió 30 puntos y no titubeó para romper el aura del Nokia Arena, que vio a los suyos doblar la rodilla por primera vez este curso en su cancha.

El cuadro de Scariolo controló los dos últimos parciales, ganó ambos y aseguró un triunfo que permite revivir sus esperanzas de clasificación en un grupo que, de haber caído en Tel Aviv, podría habérsele complicado en demasía.

El Real Madrid, por su parte, recibe al Zalgiris Kaunas en el Palacio de los Deportes mientras que el Unicaja de Joan Plaza recibe en el Martín Carpena al todopoderoso y actual campeón de la Euroliga, el Olympiacos de Spanoulis.