Denuncian la explotación de los trabajadores que construyen las infraestructuras del Mundial de Catar

Denuncian que se enfrentan a condiciones "insalubres" y a jornadas laborales de entre 16 y 18 horas, sin descanso, durante toda la semana. 

Servimedia 7 de junio de 2018

Denuncian la explotación de los trabajadores que construyen las infraestructuras del Mundial de Catar

La Fundación para la Democracia Internacional, una ONG argentina que trabaja en la defensa de los derechos humanos y en el fortalecimiento de la democracia, presentó este jueves en Madrid el informe 'Detrás de la pasión. La trama de explotación y corrupción del mundial de fútbol de Catar 2022', en el que denuncia las violaciones de derechos humanos que sufren los trabajadores migrantes en Catar que trabajan en la construcción de los estadios e infraestructuras que albergarán el Mundial de fútbol.

Con este informe, la Fundación para la Democracia Internacional hace una llamada a la acción, motivando a la sociedad a involucrarse y a participar en esta denuncia. El presidente de la ONG, Guillermo Whpei, ofreció detalles de las condiciones en las que trabajan estas personas y señaló que las autoridades cataríes les retienen el pasaporte, de tal forma que no pueden abandonar el país.

Además, indicó que se enfrentan a condiciones "insalubres" y a jornadas laborales de entre 16 y 18 horas, sin descanso, durante toda la semana. Dijo que tienen que pedir permiso al empresario que les contrató para cambiar de trabajo o para que les devuelvan el pasaporte, y aunque no reciban el pago (suele darse o bien impago o bien retraso en el abono de los salarios) al estar sin documentación no pueden abandonar el país.

Whpei declaró que, con la publicación de este informe, desde la ONG que preside quieren hacer un "llamamiento" a la FIFA, dejando claro "que no cuestionamos la decisión de la celebración del Mundial de Fútbol en ese país, pero que dada la relevancia social que tiene este deporte no podemos permitir que se perpetúen estos ataques a los derechos de los trabajadores".

En este sentido, recordó que Amnistía Internacional ya había denunciado la actuación de la FIFA ante la violación de los derechos humanos de los trabajadores en Catar, declarando que el máximo organismo del fútbol mundial "sabía o debería haber sabido que la mayoría de de las obras de construcción en ese país emplean a trabajadores migrantes, y que estos están sometidos a una explotación laboral grave y sistémica. Sin embargo, no adoptó ninguna medida para garantizar que los trabajadores que construirían las infraestructuras de la Copa Mundial no fueran explotados".

Whpei también mencionó que Amnistía Internacional presentó ante la FIFA los datos de los abusos contra los derechos humanos sufridos por los trabajadores migrantes en el proyecto del Estadio Jalifa, pero la FIFA no aclaró que fuera a tomar medidas para afontarlos.

Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, y en representación de la fundación que lleva su nombre, afirmó que "nos indignamos porque creemos en el deporte en tanto vehículo de salud física y mental, y que esté vinculado a la violación de derechos humanos nos resulta inconcebible, porque la causa noble del deporte es a favor de la vida, no contra la vida. Nos queda difundir esta información a todos los pueblos que aman el deporte. Llegó la hora de levantar la voz y unir nuestros esfuerzos para acabar con esta violación sistemática de un tema que nos une a todos: los derechos humanos".