ENTREVISTA | Carlos Ortiz: "Necesitamos a los medios de comunicación para seguir creciendo"

Carlos Ortiz atiende a QUÉ! antes de la Copa de España. El fútbol sala y su aparición en los medios, protagonistas de la conversación.

Martín Velarde Falcón 16 de marzo de 2018

ENTREVISTA | Carlos Ortiz: "Necesitamos a los medios de comunicación para seguir creciendo"
Foto: Archivo

Carlos Ortiz (Madrid, 1983) es un líder dentro y fuera de la pista. Tras seguir los pasos de su hermano, es ahora capitán del Movistar Inter y el segundo mejor jugador del mundo. Atiende a QUÉ! antes de la Copa de España, donde son claros favoritos, para tratar el fútbol sala con profundidad, su aparición en los medios y su futuro.

P: ¿Qué tal están física y mentalmente?
Han sido días muy duros por el fallecimiento el utillero. Vamos recuperando poco a poco la normalidad. Físicamente estamos bien, ya por fin con toda la plantilla disponible. A ver si esta Copa, en casa y ante nuestra gente, sale como deseamos.

P: ¿Es Movistar Inter favorito en la Copa de España?
Movistar Inter es favorito prácticamente siempre que juega. Es un club que tiene muchos títulos a sus espaldas, que siempre está hecho para llegar a las finales y ganarlas. Jugar en casa o no, a nivel profesional, ya no influye. De hecho, es casi más una presión que un punto a favor.

P: ¿Sería un fracaso no ganarla?
Fracaso no. En el deporte es muy duro ese concepto. Sería una decepción, pero no un fracaso. Si no pasamos a la final lo será. Tenemos unos cruces difíciles y los demás equipos entrenan lo mismo que nosotros.

P: Cómo capitán, ¿qué mensaje le ha dado al vestuario estos días?
Hay que dar pocos mensajes. Somos deportistas profesionales y tenemos mucha ambición. El que no esté motivado para la Copa, no merece ser profesional. Para que se dejen el alma todos no hace falta mucha arenga.

"El que no esté motivado para la Copa, no merece ser profesional"

P: ¿Qué significa para Carlos Ortiz ser capitán del Movistar Inter?
Ser capitán es un orgullo y una responsabilidad. No es solo llevar el brazalete e ir al sorteo de campos. Para mí, significa cuidar que todo el mundo esté contento, que todo el mundo esté a gusto dentro del equipo. Por supuesto, que todo el mundo esté centrado y que la convivencia entre jugadores, cuerpo técnico y directiva vaya lo mejor posible.

P: ¿Qué más tiene que hacer el fútbol sala para ganarse un hueco en los medios de comunicación?
El fútbol sala está maltratado, igual que todos los deportes que no son ni fútbol ni baloncesto. Es muy difícil competir con ellos porque son espectáculos y negocios tremendos. El resto de deportes nos quedamos en un segundo plano, luchando por nuestro pequeño espacio en los informativos y en los medios. Estamos contentos porque estamos creciendo -además en la dirección correcta-, pero por otro lado, pensamos que si avanzaríamos mucho más rápido si se nos diera más voz. Estamos haciendo lo que tenemos que hacer para tener más visibilidad. Somos ambiciosos y estamos dando el paso, pero necesitamos que los medios refuercen esto. Por desgracia, el mundo del deporte solo se mueve por dinero. El balonmano, por ejemplo, está peor incluso. No generamos tanto dinero ni tanta masa social como para que haya periodistas cubriendo exclusivamente fútbol sala. Estamos intentando que países importantes como Alemania y Francia crezcan también. Hay que tener en cuenta que somos un deporte relativamente joven. Hemos ganado europeos y mundiales, pero se olvidan rápido. Quizá no en cuestión de días, pero si en cuestión de semanas.

P: ¿Qué consejos le daría a un niño o niña que quiere dedicarse al fútbol sala profesionalmente?
El que un niño quiera dedicarse al deporte de forma profesional es una contradicción. Lo principal que deben tener en la cabeza es que, si juegan al fútbol sala -o al deporte que sea-, lo que tienen que hacer es divertirse. Lo de ser profesionales llega con el tiempo. Si se te da bien y te va bien, no te lesionas, tienes suerte y se dan las condiciones como para llegar a la élite, entonces adelante. Pero lo principal es divertirse y no dejar los estudios. Del fútbol sala se puede vivir. Hoy por hoy, desgraciadamente, en la Liga española, si te sales un poco de los grandes clubes, tienes un sueldo normal. Si tienes la suerte de pertenecer a estos clubes, se puede vivir un poco mejor.

"Lo principal es divertirse y no dejar los estudios. Del fútbol sala se puede vivir"

P: ¿Qué tiene el fútbol sala que enamoró a Carlos Ortiz?
En mi caso, empecé en el equipo del colegio. Antes no había césped. Era todo cemento. Mi hermano mayor jugaba al fútbol sala y, como buen hermano pequeño, quise imitarle. Tuve la suerte de ir subiendo de categorías e ir fichando por diferentes equipos que me permitieron ser quien soy hoy. El fútbol sala es mi vida, mi pasión y mi trabajo. Si Dios quiere, seguiré ligado a él y al deporte muchos años.

P: De tus etapas, con sus respectivos entrenadores, ¿qué se lleva?
Cuando eres pequeño, es básico tener una persona que te forme como deportista, pero también como persona. He tenido la gran fortuna de trabajar con los mejores. Jesús Velasco y José Venancio, Imanol (en Pamplona) o Luis Fonseca han sido mis valedores y mentores. Luis me sacó de la parte amateur para meterme en el deporte profesional.

P: ¿Cuál ha sido la mayor lección que ha aprendido en los años que lleva jugando?
Complicada respuesta. Al final, el ganar o el perder o el estar arriba o abajo es secundario. Este fin de semana pasado mismo, ocurrió lo de Cecilio. Uno se da cuenta de que el deporte es deporte. Hay muchas más cosas importantes en la vida, como la formación personal, los estudios. Con 35, el fútbol sala se termina. La vida sigue y día a día hay que seguir ganándosela. Yo soy bastante inquieto. Tengo mi carrera, ingeniero informático. Además, con Ricardinho estoy metido en varios proyectos. Este verano me voy con él de gira por Asia. Tenemos muchos frentes abiertos. La vida le llevará a uno por donde le tiene que llevar.

"Uno se da cuenta de que el deporte es deporte. Hay muchas más cosas importantes en la vida"

P: ¿Qué papel juegan las redes sociales para el fútbol sala?
Las redes sociales juegan un papel fundamental. No tenemos espacio casi en los medios y esta es nuestra manera de dar a conocer nuestros partidos y resultados, nuestro día a día. Creo que el 90% de los jugadores tienen las redes sociales muy al día. No llegamos a cifras de deportistas 'top', excepto casos muy concretos como Ricardinho, con más de 700 mil seguidores en Instagram, pero nuestra misión es dar a conocer este deporte lo máximo posible.

P: ¿Qué sueños le quedan por cumplir?
He cumplido mis sueños con creces. Cuando era niño tenía en la cabeza que quería jugar a esto, pero no tenía en mente defender a este país más de 150 partidos. La vida va deparando nuevos sueños.