Queralt Castellet: "He tenido demasiada suerte para llegar donde estoy"

La rider catalana concedión unas palabras al QUÉ!.es tras conseguir el noveno diploma de la historia de España en los Juegos Olímpicos de Invierno.

QUÉ! 19 de febrero de 2018

Queralt Castellet: "He tenido demasiada suerte para llegar donde estoy"
Foto: Twitter

Queralt Castellet, (27 de junio de 1989) es uno de los nombres propios de los deportes de invierno español de las últimas décadas. Con victorias en la Copa del Mundo, plata en el Mundial de Snow disputado en Sierra Nevada y cuatro participaciones en los Juegos Olímpicos, Queralt es un reflejo de lucha, constancia y superación ante las adversidades que han marcado su trayectoria deportiva estos últimos años por culpa de las lesiones y la pérdida de su pareja y entrenador Ben Jolly.

P: Sensación un tanto agridulce tras llegar en uno de tus mejores momentos de forma

R: La verdad es que sí, pero el llegar en mi mejor forma significa mucho más que no se termina en unos Juegos Olímpicos. Aunque un mejor resultado hubiese dado una inyección de motivación a mi equipo, estamos muy orgullosos del trabajo que hemos hecho.

P: ¿Esperaba más puntuación en la segunda manga?

R: Quizás, pero la segunda ronda no era lo suficiente fuerte para el podio. Tenía que incluir el bs 9, pero tras la fuerte caída en la práctica del mismo en la última ronda de entrenos, me hizo tener que ganarme la confianza de nuevo y al terminar la segunda ronda sin el bs 9, ni me fijé en la puntuación.

P: Tras los juegos, ¿cual es el planning de Queralt?

R: Tengo algo mas de dos semanas de descanso antes de la US Open, donde llevo dos años consecutivos sin poder ir a este evento por culpa de lesiones.

P: ¿Qué impresión se ha llevado de la Villa Olímpica y de las instalaciones? ¿Cuál de las instalaciones le ha gustado más?

R: La villa olímpica está bien, lo que tiene es que están ahí todos los deportistas, técnicos y demás y, aunque es una oportundidad para conocer gente nueva de otros deportes y países que puede ser interesante en general, es bastante caótico y las condiciones de descanso están al borde del límite. Pero no en estos juegos en particular, siempre es así debido al protocolo de los Juegos y unas normas que deben adaptarse a las necesidades de otros aspectos antes de los deportistas

P: ¿Cómo fueron sus comienzos en el halfpipe y cuántos sacrificios ha tenido que hacer para llegar hasta aquí?

R: Creo que he tenido demasiada suerte para llegar donde estoy. Me refiero a que si hubiese tenido más facilidades para entrenar, igual ahora tendría un equipo de otros snowboarders conmigo.

P: A lo largo de tu carrera, te has encontrado con duros momentos a nivel físico y psicológico, ¿como se recupera un deportista de alto nivel de esto?

R: Entrenando mucho y estando positiva todos los días.

P: ¿Cree que se están tomando medidas o se están haciendo bien las cosas por promover los deportes de invierno?

R: Creo que están mejorando, pero aún estamos muy por detrás de lo que deberíamos

P: ¿Cree que hay más gente que empieza a seguir el snow?

R: Creo que sí. El hecho de que el nivel no deje de crecer de un año para otro es un gran atractivo que tiene nuestro deporte.

P: De no practicar este deporte, ¿a qué se hubieses dedicado?

R: La verdad es que no lo sé. Nunca decidí dedicarme al snowboard, simplemente me encontré haciendo lo que me gustaba y queriendo más cada día.

P: ¿Qué objetivos o sueños le quedan por cumplir a Queralt Castellet?

R: Como es obvio la medalla olímpica es uno. La US Open y los X Games son dos títulos que se me resisten y lucharemos por llegar a conseguirlos

P: ¿Que consejos le darías a los chicos que empiezan a practicar este tipo de deportes?

R: Creo que ahora mismo en el aspecto del freestyle es un error bastante común dedicarle mucho más tiempo a la parte acrobática, que en la nieve y aunque viendo las competiciones a veces parece un circo de acróbatas, es muy importante saber que todo lo que hacemos en el aire viene de la comprensión de la nieve, la tabla y el terreno. La práctica sale de las horas en la montaña, no en el gimnasio.