Los cinco errores que marcaron la temporada de Zidane

Zinedine Zidane llegó al Real Madrid como el entrenador que devolvería la sonrisa a la afición blanca, tras el "batacazo" que se dio Rafa Benítez.

QUÉ! 25 de enero de 2018

Tras la eliminación del Real Madrid en Copa del Rey a manos del Leganés de Asier Garitano, saltan las alarmas en el club merengue. El Bernabéu se ha convertido en un drama total para la afición tras ver como equipos como Villarreal, Barcelona, Betis, y ahora el Leganés (que por cierto, también eliminó al submarino amarillo de la Copa), campan a sus anchas por el Nuevo Chamartín.

La afición se empieza a cansar de Zidane y algunos ya comparan su último año con la actuación de Rafa Benítez a lomos del club que preside Florentino Pérez. Pero, ¿qué errores han condenado al entrenador galo?

1. No hay fichajes que ilusionen:
Y si los había, que en principio eran Vallejo, Ceballos, Marcos Llorente... no han tenido ni todos los minutos que quería la afición para ellos, ni el protagonismo que los propios jugadores esperaban. Tras actuaciones de primer nivel en Alemania, Betis, y Deportivo Alavés, respectivamente, los jugadores son reservados para partidos de menos exigencia. Además, tras la negativa de los grandes clubes por vender al club blanco, como Mbappé, que terminó en el PSG o De Gea, que este mismo verano renovó, no hay ningún jugador que ilusione como en su día lo hizo la llegada de Cristiano Ronaldo, Kaká, Gareth Bale o Luka Modric.

2. Jugadores que no dan el nivel que se les exige:

El Real Madrid se ha convertido en un equipo dependiente. El mal momento de forma de jugadores sobre los que se sostenía el proyecto ha generado un ambiente de crispación común frente a la afición, que exige un juego más ambicioso, una mayor eficacia (tanto de cara a portería como en defensa) y sobre todo, que los jugadores que no rindan sean relegados al banquillo. Sin embargo, Zidane sigue apostando por los mismos nombres: Benzema, Cristiano Ronaldo, Modric, Sergio Ramos o Kiko Casilla, los señalados

3. Jugadores que se han desinflado por no jugar o por falta de confianza:

Asensio, Kovacic, Isco... a principio de temporada ocupaban todas las portadas y estaban llamados a ser los próximos balones de oro. Regates imposibles, goles por la escuadra como mínimo, y una cantidad de minutos envidiable. ¿Dónde están ahora? En el banquillo, incluso en varias ocasiones fuera de convocatoria. Lo mismo pasó el año pasado con James Rodríguez, que ha terminado cedido en Alemania. Ya sea por lesiones o desconfianza, Zidane ya no cuenta con ellos. No tienen continuidad.

4. El discurso repetitivo de Zidane:

"Estamos bien", es la frase más repetida por el dirigente blanco. Sólo lo ha cambiado tras la eliminación al Leganés. "Soy el responsable de esto", dijo el entrenador al finalizar el encuentro, tras bautizar como "fracaso" el caer en casa. 

5. Dejar salir a jugadores que prometían futuro precisamente contra las carencias merengues:

La llamada "segunda unidad" ya no está en casa. Morata en el Chelsea y Mariano en el Lyon, por los que ahora suspira la afición, están cuajando una temporada de ensueño. El primero se ha ganado la confianza de Conte y de Stamford Bridge como en su día lo hizo en la Juventus. El segundo es un ídolo en Francia, con 16 goles y cuatro asistencias este curso.

Cristiano lleva este curso solo dos tantos más que él (18) y se encuentran empatados a asistencias (4). Supera con creces a Benzema (6 goles y 3 asistencias en 22 partidos) y Bale (9 goles y 5 asistencias en 17 encuentros) y sus números hacen pensar que quizá fue un error dejarle marchar por tan solo ocho millones de euros.