"Querido VAR, seguimos perdiendo la esencia del fútbol"

El VAR es uno de los temas candentes del mundo del deporte, todos hablan sobre ello y en Qué! también vamos a hacerlo.

Emilio Jiménez 22 de noviembre de 2017

"Querido VAR, seguimos perdiendo la esencia del fútbol"
Foto: Qué!

Noches de fútbol, el césped de los estadios destrozados, jugadores saliendo del campo con las manchas de barro en las camisetas y en los pantalones, camisetas que por cierto, reutilizaban, botas que se usaban durante temporadas enteras y jugadores lesionados que acababan partidos y volvían a jugar, con fiebre, sangre y sudor en la camiseta.

Un tiempo donde los futbolistas no se preocupaban tanto por los peinados antes de salir al campo, donde las entradas a los partidos se podían pagar sin tener que pedir créditos bancarios y el fútbol era accesible para todas las familias.

Poco a poco hemos ido entregando aquello que tanto trabajo costó construir a nuestros antepasados, una pasión denominada fútbol, algo de lo que la mayoría nos enamoramos. Hoy, este 'fútbol moderno' vuelve a dar un paso más hacia atrás y lo hace introduciendo una nueva regla en el fútbol, el Video Arbitraje.

El VAR, para los que no lo sepan, es la manera de introducir la tecnología en uno de los pocos deportes que se salvaban de ella, se podrá parar un partido dos o tres minutos cortando de raíz una dinámica que puede haber seguido por una falta en el medio del campo. Mucho interés en que entren este tipo de tecnologías por los altos cargos, pero no se equivoquen, no es por el bien del deporte, es por el gran número de empresas de este ámbito a las que puede atraer hasta el fútbol.

No estoy totalmente en contra de la tecnología en el fútbol, estoy a favor de que los árbitros lleven un reloj en la muñeca que les diga si el balón ha traspasado la línea de gol, para evitar goles fantasma, pero no puedes parar un partido dos minutos a la espera de que el árbitro vea en unas imágenes que ha pasado, cortando la dinámica de los partidos y enfriando la situación de los aficionados.

No puedo llegar a imaginar que en una final de un Mundial se pite un penalti que el árbitro ha dejado pasar cuando el balón está en el área contraria. ¿Qué sería del fútbol sin esas discusiones que hay los lunes en el trabajo o en clase sobre si ha sido o no penalti?, sobre si era o no era fuera juego el gol que consumó la remontada.

Dejemos de entregar el fútbol a aquellos que solo quieren sacar beneficio de él, el futbol es de los aficionados y los aficionados quieren seguir viendo ese deporte en el que lo importante es el balón y no la marca de las zapatillas del que marcó el gol.