"Marc-André Ter Stegen no puede estar infravalorado ni un segundo más"

El guardameta titular en el Barcelona y en la Die Mannschaft es el portero más en forma del fútbol mundial. Valorado más por su juego de pies, el germano es el portero con mayor porcentaje de paradas de las ligas europeas.

Alejandro Cañas 22 de noviembre de 2017

El concepto de portero ha cambiado con la evolución del fútbol. Ahora, los guardametas ya no se dedican única y exclusivamente a atajar los disparos de los adversarios, sino que también son los primeros jugadores en iniciar el juego desde la portería a través del juego de pies.

Pocos son los porteros cuyas virtudes se adaptan a la perfección a ese prototipo, y uno de ellos es Marc-André Ter Stegen. El portero alemán, titular indiscutible a sus 25 años en el Barcelona y en la selección alemana por la lesión de Manuel Neuer, es la mejor obra de arte que haya descubierto el discutido ex director deportivo del Barcelona Andoni Zubizarreta. Ante la marcha de Víctor Valdés en el año 2014, la portería del Barça daba una sensación de abandono en uno de los principales talones de Aquiles del equipo azulgrana. Una demarcación por la que han pasado guardametas como Pinto, Rustu, Robert Enke, Bonano, Carlos Busquets o el mismísmo Julen Lopetegui, ahora seleccionador nacional de España

Salvo el propio Valdés, Andoni Zubizarreta - ahora director deportivo del Olympique de Marsella - y Ramallets, ninguno de los guardametas mencionados anteriormente ha aportado seguridad bajo palos por la enorme presión que suponía defender ese puesto. La apuesta que se realizó hace tres años por un joven portero germano procedente de Monchengladbach ha sido la mejor que el Barça haya podido hacer en décadas.

Después de dos años de luchar por la titularidad con Claudio Bravo, el alemán terminó por ganarle la partida al guardameta chileno, ahora defenestrado en el City por Pep Guardiola, y se ha hecho titular indiscutible en la portería culé. Esta temporada, Ter Stegen está demostrando ser el portero más en forma del panorama del fútbol europeo, por no decir que es el mejor portero del mundo en estos momentos.

No lo comento a la ligera, pero si lo dicen las estadísticas. Marc André solo ha encajado cuatro tantos en Liga (Gaku Shibasaki, Sergi Enrich, Saúl y Guido Pizarro) y uno en Champions (Dimitris Nikolau), y de todos los disparos a puerta que le han realizado, casi un 90% se han convertido en paradas (89,5% de éxito en 34 de 39 disparos a portería). Esta temporada ha logrado dejar la portería hasta en ocho ocasiones. Tan solo supera su registro Alphonse Areola del PSG, que registra más de un 90% de éxito en intervenciones).

Cuando se habla de porteros en el fútbol, siempre se recurren a los clásicos Buffon y Casillas o a los Neuer, Courtois, Oblak y De Gea, titulares indiscutibles con sus selecciones además de en sus clubes siempre y cuando las lesiones les respeten. Ter Stegen debería ser visto como uno de los mejores porteros del mundo en este instante, tanto por los aficionados del fútbol, como por los aficionados barcelonistas.

De Ter Stegen da gusto ver su preciso juego de pies y también su enorme capacidad de reflejos. Messi finaliza las jugadas y Marc André las inicia. Muchas de sus intervenciones en las 15 jornadas de Liga han ayudado a que el Barça continúe invicto en Liga, como la que le realizó a Amrabat en Butarque, a Iñaki Williams en San Mamés o un par de disparos a Antoine Griezmann en el Wanda Metropolitano. Ante su excelso estado de forma, no puede seguir estando infravalorado ni un solo segundo más.