Los multimillonarios se apoderan del fútbol

El último rico que entra en el mundo del fútbol es Idan Ofer para el Atlético de Madrid con el 15% de las acciones

Rubén Mora 16 de noviembre de 2017

Comprar un club de fútbol se ha vuelto como un hobby para los más ricos del mundo. Desde que muchos clubes profesionales se convirtieron en sociedades anónimas, los magnates se han apoderado del fútbol con la adquisición de una gran parte de las acciones de un club y han pasado a ser inversores vitales para la economía. ¿Es por capricho? ¿Negocio? ¿Pasión?

El último multimillonario que se ha incorporado al fútbol ha sido Idan Ofer, un empresario de Israel con intereses en el transporte marítimo, la perforación y la minería. El israelí ha adquirido el 15% de las acciones del Atlético de Madrid y se une a Wanda, Gil y Cerezo como uno de los propietarios del club.

¿Hasta que punto es bueno que en una entidad deportiva entre un magnate multimillonario?

Hay equipos que por el momento son afortunados de tener a inversores ricos que multiplican el capital del club. El PSG, el Manchester City o el Chelsea son ejemplos claros. Tres clubs que navegaban en la nada, sin tener grandes objetivos y éxitos, se han convertido en potencias mundiales del deporte. El poder adquisitivo del jeque Nasser Al-Khelaïfi (PSG), el de Sulaiman Al-Fahim (Manchester City) o el del magnate ruso Román Abramóvich (Chelsea) han significado un punto y aparte en sus respectivos clubes, incluso en el mundo del fútbol. La aparición de los ricos ha creado una nueva era basada en la compra de clubes de fútbol de parte de multimillonarios.

Hay otros clubes que no han tenido tanta suerte. El Valencia CF o el Málaga son dos de ellos. El club che se encontraba al borde de la quiebra y tenia una deuda millonaria con Bankia. La llegada del magnate chino Peter Lim parece que solucionó todos los problemas económicos de los valencianistas, sin embargo, deportivamente el club entró en una crisis que no tenía fin hasta la incorporación de una nueva directiva. Por otro lado, el Málaga se las prometía felices con la llegada de Nasser Al Thani. El conjunto boquerón empezó su nueva andadura entrando en competiciones europeas. Ahora vive una realidad distinta y pelea para mantener la categoría.

También hay clubes poderosos que siguen su propio camino sin ningún jeque, magnate ruso o empresario americano que invierta capital. Es el caso del Barcelona, Real Madrid, Juventus o Bayern de Múnich. Estos equipos luchan cada temporada por conseguir el mayor número de éxitos posible. Asimismo, con la llegada de los multimillonarios al fútbol, han seguido triunfando en las competiciones nacionales e internacionales.

Existen muchos más clubes con inversores extranjeros como el RB Leipzig, Arsenal, Manchester United, Red Bull Salzburgo, QPR, Espanyol, Oviedo, Milán, Mónaco, Inter de Milán, etc.

¿Los nuevos dueños del fútbol lo hacen por pasión o por simple negocio? Es evidente que el deporte está viviendo una evolución en las cuestiones económicas. El futbol se ha vuelto una fuente de poder con vocación de crecimiento para los más ricos. Ahora la relación entre el dueño y el aficionado tiene una brecha grande por falta de empatía. Muchos clubes han dejado de seguir su ideología por los nuevos inversores, incluso han cambiado el escudo o el nombre del campo. Son despropósitos que se han convertido en realidades. Sin embargo, el fútbol siempre será pasión y sentimiento, y la pelota el principal protagonista.